Home > Noticias > El avance asiático: Nace el RCEP

El avance asiático: Nace el RCEP

16 noviembre, 2020 By Mircea Vasiu

La semana pasada asistimos a uno de los anuncios más interesantes quizá de todo el año: el nacimiento de un nuevo Tratado de Libre Comercio (FTA, por sus siglas en inglés) en Asia. El bloque comercial, denominado RCEP (Regional Comprehensive Economic Partnership o Asociación Económica Integral Regional), consolida el ya existente acuerdo de comercio libre de aranceles para las mercancías de diversos países asiáticos. 

Sin ninguna duda, el evento es todo un hito. En primer lugar, demuestra que Asia sigue avanzando a pesar de la pandemia del coronavirus. Mientras occidente todavía lucha por contener la expansión del virus, en Asia lo han hecho muy bien y la vida sigue más allá de la COVID-19.

En segundo lugar, este será el mayor bloque comercial del mundo, con más del 30 % del PIB mundial. En tercer lugar, China lidera los quince países involucrados, cuatro años después de que Trump sacase a los Estados Unidos del Acuerdo Comercial Transpacífico (TPP, por sus siglas en inglés).

El RCEP y su significado para la región asiática y para el mundo

Este es un acuerdo de libre comercio entre quince naciones asiáticas lideradas por China. Es la primera vez que China, Japón y Corea del Sur, las tres grandes potencias asiáticas, se unen para formar parte de un único FTA o tratado de libre comercio. Aunque parezca que no se trata de un hecho significativo, las implicaciones para la zona y para el mundo en su conjunto son enormes a largo y muy largo plazo.

Por ejemplo, pensemos en la demografía y el crecimiento económico. Se prevé que sea en Asia en donde se produzca el mayor crecimiento económico de las próximas décadas. Es más, la mayoría de la población mundial vive en esa área.

Los cuatro años de la presidencia de Trump han estado marcados por un sinfín de guerras comerciales. El acuerdo comercial entre los Estados Unidos y China ha sido el más polarizado, pero los Estados Unidos también amenazaron con aranceles a sus vecinos (Canadá y México) y aliados (la Unión Europea). En el momento en que los EE.UU. firmaron su retirada del TPP, las intenciones de la administración Trump quedaron claras: aislacionismo, proteccionismo y desglobalización.

Sin embargo, el mundo sigue girando con o sin los Estados Unidos. El anuncio del nuevo RCEP es un golpe a la hegemonía estadounidense en el mundo y refleja cuánto han cambiado las esferas de influencia.

El acuerdo también muestra un factor decisivo para la política mundial: China ha sido capaz de reunir a un importante número de países y conseguir que se firmase un acuerdo. No olvidemos que estos son tiempos dominados por una pandemia en la que la mayoría de los esfuerzos se dirigen a solucionar la crisis sanitaria. Aun así, de alguna manera, los países asiáticos se las han arreglado para poner en marcha el mayor tratado de libre comercio del mundo.

Impresionante, como mínimo, ya que establece las bases para el aumento del bienestar de la población que vive en esa parte del mundo. ¿Cuál será la respuesta de los Estados Unidos si tenemos en cuenta la nueva administración que se prepara para liderar el país durante los próximos cuatro años?