Home > Noticias > El acuerdo comercial entre EE.UU. y China sigue siendo importante para los mercados financieros

El acuerdo comercial entre EE.UU. y China sigue siendo importante para los mercados financieros

30 julio, 2020 By Mircea Vasiu

Los mercados financieros tienden a cambiar de enfoque de un evento a otro sin apenas pestañear. Cuando no hay nada en la agenda económica o geopolítica mundial, el mercado reacciona con fuerza incluso ante los datos económicos más nimios (por ejemplo, los relativos a bienes duraderos o los relacionados con la confianza de los consumidores, entre otros).

Y por eso es tan fascinante el mercado financiero, ya que ningún día es igual a otro: como operador, uno nunca sabe cómo van a reaccionar los mercados ante una novedad y, en ocasiones, tampoco cuándo esta va a surgir.

El acuerdo comercial entre Estados Unidos y China es buen ejemplo de esto. Durante los últimos años, copó titulares. Cualquier comentario de algún funcionario chino o estadounidense provocaba grandes cambios en el mercado. Ya no, ya que el coronavirus ha tomado el testigo. Sin embargo, no significa que el acuerdo comercial más importante de los últimos años esté parado.

Trump, proteccionismo y aranceles

Desde la elección de Trump, los mercados financieros han tenido que afrontar cambios radicales. Los cambios, de hecho, han sido la norma en todas las áreas.

Uno de los primeros de estos movimientos fue la decisión de Trump de reducir el impuesto de sociedades. Tras ello, la Casa Blanca modificó el acuerdo del TLCAN. Más tarde, empezó a imponer aranceles por doquier o a amenazar con ponerlos a aquellas naciones que la administración del díscolo presidente Trump creía que se estaban aprovechándose de Estados Unidos.

De repente, los automóviles provenientes de Europa o el acero que se importaba de países vecinos fueron víctimas de los aranceles destinados, supuestamente, a proteger los bienes y a los trabajadores estadounidenses.

Pero apareció la COVID-19. El acuerdo comercial se suponía que iba a ser la guinda del pastel de la legislatura de Trump, que se dirigía a las nuevas elecciones convencido de que el único resultado posible era un segundo mandato.

Dadas las circunstancias, e irónicamente, el acuerdo se diluyó para quedar en un segundo plano. Como los funcionarios de EE. UU. dejaron claro, ya ni siquiera importaba. Sin embargo, los números nos dicen que los dos países siguen operando de manera bastante significativa, aunque, obviamente, por debajo del volumen proyectado prometido hasta ahora (en torno a un 50 % menos).

En este punto, las relaciones entre China y Estados Unidos han cambiado radicalmente. La Casa Blanca culpa al gobierno chino de no haber controlado el virus lo suficientemente bien como para detener su propagación mundial. Las acciones militares chinas en el Mar del Sur de China, por otro lado, son vistas como una amenaza para el comercio internacional (es un corredor crucial que conecta este y oeste). Además, está Hong-Kong.

Como operador o inversor, todo esto importa. Si crea cambios en un mercado, es importante para los actores del mismo independientemente del mercado en el que estén.