Home > Noticias > Dos décadas de cambios en las cinco corporaciones estadounidenses más importantes

Dos décadas de cambios en las cinco corporaciones estadounidenses más importantes

9 octubre, 2020 By Mircea Vasiu

Una de las más increíbles recuperaciones del mercado de valores en la historia ha tenido lugar en 2020. Mientras las economías mundiales se sumergían en un mundo desconocido, el mercado de valores de los Estados Unidos y, poco después, otros mercados, salían del bache y se comportaban de una forma espectacular.

En algunos casos, como en el de los índices S&P500 o el Nasdaq 100, el mercado de valores ha alcanzado máximos históricos. En otros, como en el Dow Jones, el mercado también se sitúa cerca de máximos históricos. Una cosa es cierta: a medida que nos acercamos a las elecciones en los Estados Unidos, hay una gran probabilidad de que el mercado simplemente se consolide alrededor de estos niveles o suba incluso más hasta que se conozca el resultado poselectoral.

2020 es el año de la tecnología. Las compañías tecnológicas como Amazon o Apple han dominado las noticias durante la pandemia y han informado de ganancias mayores de las que esperaba el mercado.

Una interesante comparación entre las cinco empresas más importantes hoy día y hace dos décadas pone de manifiesto cómo empezó la gran revolución tecnológica.

Un nombre es el responsable: Microsoft.

Cómo ha conquistado el mundo la tecnología

Hace veinte años, las cinco compañías más importantes en la América corporativa procedían de diferentes industrias. Pfizer (una compañía farmacéutica) reemplazaba a Intel entre las cinco primeras a juzgar por la capitalización de mercado. Cisco, la empresa de hardware, era una compañía diferente a la Cisco de hoy. Aun así, su capitalización de mercado de 388 mil millones de dólares la convertía en la segunda empresa más grande de los Estados Unidos en aquel momento.

Seguía, después, General Electric. Jack Welch había construido una de las culturas corporativas más envidiadas del mundo y los inversores la recompensaron con la compra de sus acciones.

Por entonces, Microsoft era ya una empresa sólidamente establecida. Hay que recordar que eran los tiempos en los que la gente todavía estaba familiarizándose con el uso de Internet y el envío de correos electrónicos. Los ordenadores personales no se vendían fuera de los Estados Unidos como se hace hoy. A pesar de eso, Microsoft se las arregló para estar entre las cinco empresas más importantes en términos de capitalización de mercado.

Dos décadas después y ya en 2020, la capitalización de mercado de Microsoft se ha incrementado por cinco. Mientras tanto, Facebook, Alphabet, Amazon y Apple han llegado para completar el grupo de las cinco empresas más importantes en 2020.

Sin embargo, la moraleja de esta historia es que invertir es algo más que comprar hoy y vender mañana. O bien, comprar este año y vender al siguiente.

La gente tiende a reaccionar ante las noticias del mercado, los acontecimientos políticos, las elecciones y se centra menos en el valor intrínseco real de una empresa. Microsoft es, también, una compañía que paga dividendos.

Un inversor de hace veinte años que tuviese acciones y reinvirtiese los dividendos habría disfrutado del poder de los intereses compuestos, la mejor forma de construir riqueza.