Home > Noticias > Divergencia entre los datos de la inflación a ambos lados del océano Atlántico

Divergencia entre los datos de la inflación a ambos lados del océano Atlántico

6 octubre, 2020 By Mircea Vasiu

El mercado de divisas se mueve según cómo evolucione la inflación durante un cierto período de tiempo. A pesar de que ciertos niveles de inflación se perciben como algo que tiene un impacto negativo en la sociedad, son deseables para un fuerte crecimiento económico.

En otras palabras, no toda inflación es mala pero, sin duda, una baja inflación lo es. La mayoría de los bancos centrales del mundo desarrollado tienen un objetivo de inflación que busca conseguir que esta esté por debajo, pero próxima, al dos por ciento.

La inflación básica se refiere a los cambios en el precio de los bienes y servicios durante un cierto período de tiempo con la exclusión de algunos productos que se caracterizan por su volatilidad. Entre ellos podemos citar el petróleo, el transporte y cualquier otra cosa que se relacione con los precios de la energía. En algunos casos, la alimentación también se considera lo suficientemente volátil como para no ser incluida en la definición de inflación básica.

Diferencial entre la inflación básica de los EE.UU. y la zona euro

Cuando se trata de operar en los mercados financieros, hay diferentes opciones para hacerlo. Una de ellas es operar en función de la interpretación que se da a las tendencias macroeconómicas, los cambios en la política monetaria o el desarrollo económico. Si bien al operador le lleva más tiempo obtener rendimientos, algunas de las operaciones más grandes de la historia se realizaron con un análisis fundamental, no técnico. Por ejemplo, cuando George Soros «quebró» el Banco de Inglaterra al obligarlo a salir del Mecanismo de Tipos de Cambio (ERM, por sus siglas en inglés), la operación le reportó un beneficio de más de mil millones de dólares. Soros había interpretado correctamente los fundamentos entre la libra esterlina y el ERM y, en función de ellos, planeó su operación.

Por lo tanto, el inicio de una operación basada en el análisis fundamental puede surgir en cualquier momento y en cualquier parte. En el caso que nos ocupa, el diferencial en la inflación básica entre los Estados Unidos y la eurozona muestra las posibilidades de una divergencia entre las políticas monetarias.

La Fed en los Estados Unidos ha anunciado el cambio a un objetivo de inflación promedio (AIT, por sus siglas en inglés). Por su parte, el BCE tiene todavía que hacer un movimiento decisivo ante la inflación de solo 0.2 % en el mes de septiembre.

Mientras la Reserva Federal ha reaccionado con un movimiento agresivo, el BCE, al más puro estilo tradicional europeo, se queda atrás. Pero eso no significa que el USD se vaya a apreciar frente al euro o viceversa. En su lugar, solo muestra datos diferentes por parte de dos de los bancos centrales más importantes del mundo. El trabajo de un operador es interpretar los datos, analizar conjuntamente las medidas de los bancos centrales y hacer operaciones a partir de la información.

Al contrario de lo que ocurre con los análisis técnicos, los fundamentales necesitan tiempo para que los efectos de una decisión de un banco central lleguen al mercado. Esto significa que el operador basado en análisis fundamentales precisa herramientas para la gestión del riesgo diferentes a las del que se basa en los análisis técnicos, lo que hace el análisis fundamental más interesante a todos los niveles.