Home > Noticias > Curiosidades del mercado de valores en este 2020

Curiosidades del mercado de valores en este 2020

11 septiembre, 2020 By Mircea Vasiu

2020 es un año para recordar desde todos los puntos de vista. Para empezar, ha habido una pandemia que ha cambiado todo de raíz: no hay ningún precedente en la historia reciente que se pueda usar como referencia para estos tiempos convulsos que vivimos.

Por otro lado: el Brexit. Se supone que se materializará definitivamente a finales de este año. Durante más de cuatro años, los inversores han estado observando desde la barrera el acuerdo de divorcio entre el Reino Unido y la Unión Europea. Y por si esto fuera poco, 2020 también es año de elecciones en Estados Unidos. El país vive momentos difíciles, con protestas antirracistas extendidas por casi toda su geografía, incendios que asolan California y un desempleo altísimo (que se repite en la mayoría de países del mundo). Son tiempos de recesión.

Brutal, ¿verdad?

Un resquicio para la esperanza: el mercado de valores

De entre todo lo mencionado anteriormente, asoma una luz de esperanza: el mercado de valores. Después de una fuerte caída en marzo, el mercado e valores rebotó para alcanzar nuevos máximos (o, al menos, acercarse a ellos).

Sin duda, buenas noticias. El mercado de valores es un indicador clave de salud económica, y, técnicamente, refleja la realidad económica con un retraso de seis meses. Por lo tanto, vamos por buen camino si nos aferramos al rendimiento del mercado de valores como una señal que muestra que todo terminará por volver a la normalidad.

Sin embargo, el año 2020 nos ha dejado una serie de curiosidades referentes al mercado de valores. Vale la pena mencionarlas para entender cómo reaccionan las multitudes y cómo funciona el mundo inversor.

Tesla, el fabricante de coches eléctricos, ha crecido más del 600 % en lo que va de año. Su capitalización de mercado supera a la mayoría de sus competidores juntos. Sin embargo, solo fabrica una pequeña porción de coches si la comparamos con dichos competidores.

Nikola, un fabricante de camiones eléctricos, todavía no ha entregado ni uno solo. Es más, no tiene fábrica ni cadena de suministro. Sin embargo, la compañía vale diez mi millones de dólares y utilizará la plataforma de General Motors para dar vida a un camión que, ¡sorpresa!, todavía no se ha mostrado al mundo.

Hertz, el gigante del sector de alquiler de coches, se ha declarado en bancarrota. Sin embargo, la noticia no pareció asustar a los inversores, que compraron acciones en masa y obligaron a la empresa a plantearse la posibilidad de emitir nuevas. El informe remitido a la SEC indicaba claramente que ese movimiento era altamente arriesgado, es decir, el de comprar las nuevas acciones. Sin embargo, la solicitud se llevó a cabo, aunque la SEC se lo denegó.

Historias como estas aparecen todos los años; representan el lado salvaje del mercado, y hasta irónico, aunque, hablando de dinero real, no hace demasiada gracia.

Tags: