Home > Noticias > Crecimiento económico durante la pandemia

Crecimiento económico durante la pandemia

19 octubre, 2020 By Mircea Vasiu

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha publicado recientemente sus últimas proyecciones sobre el crecimiento económico. No hay sorpresas: el informe muestra a los países asiáticos emergentes y en desarrollo como la región en donde habrá mayor crecimiento económico en 2021.

¿Por qué no es una sorpresa? La explicación, sencilla y abrumadora, la encontramos en la forma en que los países asiáticos han gestionado el brote del virus. Acostumbrados a brotes semejantes, contaban con sistemas preparados y se adaptaron rápidamente a la nueva realidad, algo que no podemos decir por lo que se refiere al mundo occidental.

Cómo ve el FMI los riesgos económicos

Antes de echar un vistazo a los riesgos económicos que el FMI ha identificado, es importante comprender en su totalidad los números que se recogen en la imagen superior. Mientras que el FMI predice un crecimiento del 3.1 % y el 5.2 % en los Estados Unidos y en la zona euro, respectivamente, en 2021, dicho crecimiento llegará tras una caída significativa en 2020. En concreto, incluso si las predicciones del FMI terminan siendo correctas, las economías de los EE.UU. y la zona euro estarán todavía por debajo de los niveles anteriores a la crisis.

El FMI cree que hay muchos factores de riesgo que amenazan las proyecciones de crecimiento. El descontento social es uno de ellos. Tal y como vimos en junio en los Estados Unidos y después en el resto del mundo, la pandemia no pudo evitar que la gente protestase contra la desigualdad racial y el racismo.

Las tensiones geopolíticas y la evolución del precio del petróleo también suponen una amenaza que puede implicar un crecimiento más débil del que se prevé. Sin embargo, nuevos brotes en el frente de la pandemia parecen ser el mayor riesgo a la hora de hacer cualquier proyección económica. Si bien es bastante improbable que las economías se cierren completamente otra vez, nuevos brotes podrían afectar seriamente al crecimiento. En Europa, ya estamos viendo algunas medidas en esta dirección: Bélgica ha cerrado todos sus bares y restaurantes durante un mes, Cataluña (España) ha hecho lo mismo pero solo durante dos semanas y París ha seguido sus pasos. Estas medidas, aunque temporales, golpearán con dureza el crecimiento económico y van a mostrar lo rápido que se puede ver afectada cualquier proyección.

Además de los factores ya mencionados, el FMI considera un riesgo el que, en algunas partes del mundo, los responsables políticos puedan retirar de forma prematura el apoyo económico. Si eso ocurre, pondrá más presión en una recuperación ya de por sí frágil y aumentará el riesgo de caer en una nueva recesión.

En resumen, el informe del FMI está lleno de precaución y presenta el mundo como es después de llevar ya seis meses de pandemia: dividido, frágil e inseguro.