Home > Noticias > COVID-19: Claves para volver a la normalidad

COVID-19: Claves para volver a la normalidad

12 agosto, 2020 By Mircea Vasiu

El coronavirus o virus COVID-19 ha trastocado la normalidad. La sociedad, en su conjunto, se centra ahora en la búsqueda a toda costa de una vacuna.

Se están haciendo grandes esfuerzos en este sentido. Empresas de todos los continentes luchan contra los desafíos surgidos mientras los gobiernos se aseguran de que los fondos necesarios estén disponibles. Todo lo demás, ahora mismo, ocupa un lugar secundario.

Puesto que el virus afecta al crecimiento económico, es obligatorio encontrar una solución. De otro modo, corremos el riesgo de que la recesión económica se convierta en depresión más pronto que tarde.

Más de 200 posibles vacunas

Cuatro meses después de que el virus haya alcanzado al mundo occidental, en concreto, hay 231 posibles vacunas en diferentes etapas de desarrollo. La London School of Hygiene and Tropical Medicine (Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres) hace un seguimiento de todas ellas y vigila la forma en que pasan las distintas fases de prueba.

China es, de lejos, el país que más ha invertido para encontrar una cura. Con 143 mil millones de dólares, ensombrece los esfuerzos de otros países. Por lo tanto, no es sorprendente que en la tercera fase de los ensayos clínicos haya tres posibles vacunas de financiación china: una desarrollada por Sinovac, otra por Sinopharm y una más por el Beijing Institute of Biological Products (Instituto de Productos Biológicos de Beijing).

AstraZeneca y la Universidad de Oxford anunciaron recientemente resultados prometedores en su vacuna. Aún así, en la tercera fase de los ensayos clínicos, la posible cura es la primera del mundo desarrollado que está a punto de ser producida.

Asimismo, no podemos ignorar a los gigantes farmacéuticos de los Estados Unidos y sus esfuerzos por encontrar una cura para el virus. Moderna, Johnson&Johnson o Pfizer, todas ellas están también implicadas en esta carrera contra el reloj.

Los europeos tienen, igualmente, sus propios medios. Parece que más pronto que tarde se hallará la solución por una razón bien sencilla: nunca ha habido un momento en la historia en que todas las partes involucradas en el proceso tengan el mismo interés.

Y ahí está Rusia. Ayer anunció que había procedido al registro de su primera vacuna contra la COVID-19.

Todos estos esfuerzos no serán en vano. Los mercados, así como los gobiernos, saben muy bien cuál es la importancia de encontrar no cualquier solución, sino la solución a la enfermedad.

Hasta entonces, domina el optimismo. Animados por el progreso en el desarrollo de una cura, los inversores pujan al alza en el mercado de valores, lo cual hace que el Dow Jones se acerque a máximos históricos.

Dicho de otro modo, parece que los inversores quieren evitar estar fuera del mercado cuando lleguen las noticias de la existencia de una vacuna real. Hasta entonces, la anunciada vacuna rusa ha lanzado al Dow Jones por encima de 28 mil puntos. ¿A dónde llegará si los Estados Unidos hacen un anuncio similar?