Home > Noticias > Continúan las solicitudes de prestaciones por desempleo en los EE.UU.

Continúan las solicitudes de prestaciones por desempleo en los EE.UU.

26 junio, 2020 By Mircea Vasiu

Cualquier dato que haga referencia a la situación del mercado laboral en los Estados Unidos es importante para los operadores de la moneda, ya que el mandato de la Reserva Federal habla de lograr el mayor empleo posible y la estabilidad de los precios. En tiempos económicos normales, el informe de nóminas no agrícolas (NFP) es el más esperado y los datos complementarios a lo largo del mes ocupan la segunda posición.

La pandemia de la COVID-19 ha cambiado la forma en que los operadores y los inversores recogen e interpretan los datos. De repente, un intervalo mensual (el NFP se publica el primer viernes de cada mes) es demasiado largo y los datos secundarios publicados a lo largo de la semana ofrecen información decisiva respecto al impacto de la crisis sanitaria en el mercado laboral.

Las solicitudes iniciales de prestaciones por desempleo forman parte de esos datos.

1.4 millones más de estadounidenses solicitaron las prestaciones por desempleo la semana pasada

El mercado esperaba un número menor que confirmara la tendencia descendente registrada en las últimas semanas. Sin embargo, la tasa de pérdida de empleos se ha estabilizado alrededor del millón y medio por semana, una cifra verdaderamente aterradora según todas las mediciones.

Lo que es interesante es que, si observamos todos los detalles del mercado de trabajo, no solo no hay señales de mejoría sino que además el panorama es bastante negro. Las solicitudes de prestación por desempleo continuado en todos los programas estaban cerca de alcanzar el pico a comienzos del mes de mayo y casi treinta millones por encima de lo que estaban hace un año.

De esa cifra no inferior a 1.2 millones de solicitudes, una parte corresponde a un programa especial llamado Compensación de Emergencia de Desempleo por Pandemia (PEUC, por sus siglas en inglés). Se trata de trece semanas adicionales de beneficios, gracias a la LEY CARES, para las personas que ya han agotado la situación normal de desempleo. En concreto, 1.2 millones no han logrado encontrar un trabajo durante este tiempo. El peligro reside en que, si la crisis continúa (como nos inclinamos a pensar si consideramos la tasa de infectados en los Estados Unidos en la última semana), el número de personas que podrán beneficiarse del PEUC aumentará considerablemente. En efecto, no aparecerán en los datos de solicitudes continuadas por desempleo, sino bajo el programa PEUC.

Para que el mercado laboral muestre señales de mejoría, las solicitudes continuadas tendrían que disminuir a un ritmo más rápido que el crecimiento de las solicitudes iniciales de prestaciones por desempleo. Pero si la disminución en las solicitudes continuadas se debe a que se transfiere a la gente a otras categorías de asistencia, entonces la bajada es artificial y solo enmascara la verdadera situación del mercado de trabajo.

Por desgracia, esta situación se da en todo el mundo, no solo en los Estados Unidos. Da una idea de la precariedad de los tiempos que vivimos y de cuán importante es para los operadores poder interpretar los datos económicos de forma precisa.