Home > Noticias > Continúa la tendencia a la baja del dólar estadounidense

Continúa la tendencia a la baja del dólar estadounidense

El dólar estadounidense ponderado por el comercio podría bajar hasta un 5 % interanual a mediados del verano. ¿Qué significa esto para los inversores que temen una mayor inflación?

El dólar estadounidense sigue bajando tras los datos de empleo de abril, que han sido peores de lo esperado El informe de las NFP de mayo de 2021 nos muestra una economía estadounidense que ha añadido menos puestos de trabajo de los que habían previsto los economistas.

La débil cifra no ha sido el resultado de la incapacidad de la economía estadounidense de crear puestos de trabajo, sino más bien de la falta de voluntad de la gente para conseguir uno. En muchos casos, las prestaciones por desempleo son superiores a lo que la mayoría de la gente ganaba antes del estallido de la pandemia.

Por ello, tan extraordinaria situación ha provocado una reacción inusual del mercado. ¿Por qué inusual? Porque el dólar lleva varias semanas bajando: el tipo de cambio EUR/USD ha pasado de 1.17 a 1.21 desde principios de abril. Durante ese tiempo, el sentimiento del mercado se ha visto alimentado por una economía más fuerte y un mercado laboral presumiblemente más saludable. Sin embargo, cuando los datos han mostrado lo contrario, el dólar ha caído. Una vez más, la reacción de los mercados muestra la complejidad del universo inversor.

Abundan los puestos de trabajo, pero son difíciles de cubrir

Tras el informe de las NFP, ha quedado claro que el empleo es abundante pero es difícil cubrir los puestos vacantes. La gente parece no estar dispuesta a trabajar por el mismo sueldo que antes, sobre todo por el temor a la inflación.

La Fed insinuó que la inflación superaría el nivel del 2 % cuando cambió su mandato en 2020. Ahora, la Fed persigue un objetivo promedio de inflación del 2 % durante un periodo de tiempo determinado, lo que significa que permitirá que la inflación supere esos niveles. Por cuánto tiempo y en qué cantidad está todavía por ver.

Mientras tanto, las empresas afrontan un panorama complicado: pagar más mientras las presiones del crecimiento salarial aumentan rápidamente o seguir luchando por encontrar personal en condiciones menos costosas. Contratar y despedir no es precisamente barato, algo que explica por qué la tasa de desempleo es un indicador retrasado. Por tanto, ante la escasez de mano de obra, el camino más fácil para los empresarios es, simplemente, ofertar salarios más altos.

La Fed se mantiene a la espera, convencida de que la inflación será transitoria, que bien puede ser.

Por otro lado, si el dólar ponderado por el comercio se mantiene en los niveles actuales, a mediados de verano habrá bajado un 5 % en términos interanuales. Esto supondría otro impulso inflacionista derivado del aumento de los costes de importación.

En resumen, la economía estadounidense se encuentra en una encrucijada. Por un lado, ha repuntado tan rápido desde sus mínimos que ahora tiene dificultades para cubrir los puestos de trabajo que el propio repunte ha creado. En el otro extremo, el debilitamiento de la moneda está ayudando a impulsar las exportaciones al tiempo que refleja las presiones inflacionistas.

El resto del año acabará configurando la economía estadounidense para los años venideros. No nos confundamos, la Fed está ojo avizor.

Únete a la revolución del Trading Social. Conecta con otros traders, discute estrategias de negociación y usa nuestro CopyTrader patentado
eToro es la plataforma líder de comercio social del mundo, ofreciendo una amplia gama de herramientas para invertir en los mercados de capitales
Mayor número de pares de divisas para el comercio
Abrir mi cuenta