Home > Noticias > Consideraciones tras el discurso de Von Der Leyen en el SOTEU

Consideraciones tras el discurso de Von Der Leyen en el SOTEU

17 septiembre, 2020 By Mircea Vasiu

En su primer discurso sobre el Estado de la Unión Europea (SOTEU), Ursula von der Leyen esbozó los desafíos que le esperan a la Unión así como la respuesta prevista. En conjunto, un discurso equilibrado con muchas aportaciones interesantes, pero que podría haber insistido más en el camino futuro (si lo hay) de la política fiscal común.

La Unión Europea ha recibido elogios internacionales por su respuesta a la crisis del coronavirus. Aunque ahora la segunda oleada de infecciones está creando muchos problemas, los preparativos llevados a cabo mientras tanto han propiciado una mejor respuesta por parte del sistema sanitario.

La respuesta política también ha sido impresionante. Los líderes de la Unión Europea se han puesto de acuerdo para emitir deuda conjunta (en lo que puede considerarse una embrionaria política fiscal común) y establecer la forma de proceder al respecto (es decir, un Fondo de Recuperación).

Sin embargo, son precisamente estos elementos los que se echaron en falta en el discurso de ayer. Si había un momento para reforzar el compromiso, era ayer y Von der Leyen lo dejó pasar.

Algunas cosas que se echaron en falta en el discurso de ayer

Como ya se ha mencionado, el consenso en política fiscal ha sido decisivo para los mercados financieros. En las negociaciones que llevaron a la reestructuración del Fondo de Recuperación, los países del llamado «norte frugal» encabezaban el grupo de miembros que pedía más reformas y promesas por parte de los países del sur. Esta actitud es todo menos un consenso y la Comisión debería insistir en la solución de estos asuntos antes de que sea demasiado tarde. Ayer habría sido el momento perfecto para recordarles a todos la posición de la Unión Europea al respecto y los pasos que hay que dar para seguir adelante. Hasta ahora, no está claro cómo va a funcionar la agenda de la política fiscal tras la crisis de la COVID-19.

Además, está ahí el Green Deal. Europa se ha comprometido en un ambicioso proyecto para reducir las emisiones de gas carbónico y ayer era el momento de elevar el listón hacia un objetivo incluso más ambicioso. No obstante, el problema tanto en este como en otros proyectos de carácter digital es la falta de financiación. Simplemente no hay dinero, ya que solo los fondos del Marco Financiero Plurianual (MFF, por sus siglas en inglés) están disponibles para proyectos a largo plazo.

En conjunto, un discurso equilibrado por parte de Von der Leyen, pero que no ha traído nada nuevo a los mercados financieros. Se necesitan un compromiso y un liderazgo más fuertes, pero también más claridad.

Una cosa es decir que la Comisión Europea aumenta sus planes para llevar a cabo el Green Deal y otra muy distinta decirlo sin expresar realmente cómo lo va a hacer y con qué dinero. Si las palabras no van seguidas de acciones concretas, especialmente en lo que se refiere a los fondos implicados, corren el riesgo de quedarse en algo vacío.