Home > Noticias > Consecuencias tras la decisión de ayer del BCE

Consecuencias tras la decisión de ayer del BCE

30 octubre, 2020 By Mircea Vasiu

La decisión de Banco Central Europeo (BCE) sobre los tipos de interés, así como la conferencia de prensa posterior, han provocado una ola de ventas de la moneda común. Debido a ello, el par EUR/USD ha caído por debajo del 1.17, un movimiento que el propio BCE celebra.

El tipo de cambio ha vuelto a colarse en las declaraciones del BCE. No es ningún secreto que este sigue de cerca su evolución y que no le agrada un cruce EUR/USD muy al alza. Con ese objetivo, la reciente intervención de Phillip Lane no ha permitido que el par alcance un nuevo máximo por encima del 1.20.

La decisión y mensaje de ayer del BCE reflejan de forma preclara la situación en Europa: desaceleración económica, incertidumbre y deflación; perspectivas de un cuarto trimestre a la baja. Debido a ello, el BCE ha dejado claro que no va a perder más el tiempo y que tomará importantes medidas en su reunión de diciembre.

¿Por qué el BCE no ha actuado ya durante esta reunión?

Pese a los evidentes riesgos económicos, el BCE ha optado por una intervención gradual. Por tanto, primero planea centrarse en la comunicación y deja la acción para un segundo paso.

Esto explica porque ha insinuado que será diciembre el mes donde comience una mayor flexibilización de las condiciones económicas, pero con mayor amplitud de miras Y es que el BCE ha dejado claro que las medidas no solo supondrán reforzar únicamente el programa de flexibilización cuantitativa. En su lugar, se busca ofrecer un paquete heterogéneo, adecuado al actual ecosistema financiero europeo.

Otra razón para la inacción del BCE viene del otro lado del Atlántico. Se acercan las elecciones de EE. UU. y Europa está a la espera de una victoria demócrata. Si esto se materializase, sería positivo para el crecimiento económico europeo de 2021 en adelante.

Además, un día después de las elecciones, la postura de la Reserva Federal probablemente incorporará el resultado. Por tanto, es lógico que en gran medida el BCE prefiera ver cómo actúa ante la situación la Fed antes de tomar cartas en el asunto.

Finalmente, el BCE rara vez pasa a la acción cuando no hay proyecciones del personal disponibles. El banco central basa sus decisiones en las proyecciones económicas del personal, y estas no serán una realidad hasta la reunión de diciembre.

Ni siquiera la urgencia de la segunda ola de la pandemia ha sido suficiente para cambiar la forma en que el BCE toma partido. Sin embargo, ya ha enviado señales de su absoluta intención por apostar por una mayor flexibilización cuantitativa, y ha sido una señal tan sólida que ha podido derribar, al menos de momento, al euro.