Home > Noticias > ¿Cómo se comportan los traders ante la reciente volatilidad del mercado de valores?

¿Cómo se comportan los traders ante la reciente volatilidad del mercado de valores?

21 julio, 2020 By Mircea Vasiu

Hay diferentes tipos de inversores. Los operadores minoristas a menudo compran valores solo para sacarle provecho al incremento del precio en el menor tiempo posible. Con frecuencia, compran acciones de bajo precio, ya que tienen la impresión de que los valores más baratos gozan de más margen para ir al alza que los más caros.

Esta creencia también se ha visto alimentada por la imposibilidad de muchos operadores de participar activamente en el mercado bursátil cuando el precio de las acciones es muy alto, ya que simplemente no pueden permitírselo económicamente. Sin embargo, esta situación ha cambiado recientemente a medida que las operaciones e inversiones fraccionarias han ido creciendo en popularidad.

Otra forma es simplemente comprar un índice. Ya sea comprándolo directamente o comprando un fondo de inversión cotizado (ETF, por sus siglas en inglés) que sigue el rendimiento de un índice, es una forma de ganar experiencia en el mercado de valores. Pero, ¿es esa la mejor manera de hacerlo?

Comprar al cierre, vender en la apertura

Existen diferentes estrategias cuando se opera con un índice. La más clásica es comprar y guardarlo un tiempo. Al hacer eso, los operadores renuncian a los beneficios de recibir y reinvertir un posible dividendo. Dicho de otro modo, el costo de la oportunidad es más alto y el índice debería rendir de tal forma que cubriese el costo implícito de no recibir dividendos.

Por esta razón, los inversores tienden a comprar y guardar acciones individuales y no necesariamente un índice. Sin embargo, diferentes estrategias bursátiles tienen el potencial de producir rendimientos mucho mejores. Por ejemplo, comprar al cierre y vender a la apertura (básicamente, operando en el mercado de futuros o el mercado fuera de horario) habría dado un rendimiento de casi el 700 % en las últimas tres décadas. Por el contrario, la estrategia de comprar a la apertura y vender al cierre en el S&P500, con un horizonte de tiempo similar, tendría un resultado negativo del 7 %. Esto quiere decir que casi todas las subidas significativas tienen lugar fuera de horario.

En cierto modo, es normal. Puesto que muchas empresas informan de sus ganancias trimestrales una vez que el mercado cierra, la reacción es más fuerte de lo normal debido a las condiciones de poca liquidez. Por lo tanto, las subidas fuera de horario superan la actividad bursátil de las horas regulares.

Esto es solo un ejemplo del S&P500, uno de los índices más populares del mercado de valores, de cómo una estrategia diferente puede llevar a resultados totalmente opuestos. Muestra, una vez más, la complejidad de las operaciones en los mercados financieros y cómo los operadores e inversores pueden beneficiarse de un enfoque ligeramente diferente al que es más habitual entre la mayoría de los operadores.