Home > Noticias > Cómo la respuesta de Australia ante la COVID-19 refleja la fortaleza del AUD

Cómo la respuesta de Australia ante la COVID-19 refleja la fortaleza del AUD

Para sorpresa de muchos participantes en el mercado, el dólar australiano (AUD) ha sido y sigue siendo una de las divisas más fuertes durante esta crisis de la COVID-19. Mientras que en algunas partes del mundo la pandemia asoló las economías y es responsable de millones de muertes, en Australia, las cosas se gestionaron de forma diferente, es decir, mucho mejor que en otros países, lo que ofrece una base o punto de referencia sobre cómo manejar situaciones similares en el futuro.

Juzgar la fortaleza de la moneda local en base a la respuesta de la región ante la COVID-19

Uno de los argumentos que se utilizan para justificar la mejor respuesta de Australia ante la pandemia (y también la de Nueva Zelanda) es que, como naciones insulares, tienen un mejor control de sus fronteras. Sin embargo, esto solo no puede ser, ya que existen otras islas en el mundo en el que el virus ha provocado auténticos estragos en el sistema sanitario a pesar de un férreo control en las fronteras.

Por tanto, la explicación debe de ser algo más compleja. Como nación con 25 millones de habitantes, la tasa de infección en Australia es tan baja en comparación a la del resto de países de la OCDE, que obliga a analizar exhaustivamente cómo ha respondido este país ante la crisis sanitaria.

Y bien: tres han sido los pilares básicos del éxito a la hora de afrontar la crisis. En primer lugar, el país se centró en crear un clima de confianza entre sus ciudadanos. Australia procuró comunicar el problema de forma clara, así como las soluciones: buena higiene, distanciamiento social, etcétera. Además, tanto el sector privado como el público fueron a una.

En segundo lugar, la respuesta de Australia a la crisis sanitaria se basó únicamente en los datos. Aprovechó la experiencia y se centró en lo que realmente importa. Por ejemplo, el país introdujo una cuarentena hotelera obligatoria de una semana para cualquier persona que visitara el país (sin excepciones). Esta medida, estricta y singular, pero eficaz, fue el resultado de una investigación basada en datos y fue rápidamente copiada en la zona. Sin embargo, Europa la obvió.

Por último, Australia ha hecho posible que el sector privado y público hayan colaborado sin fricciones. Así, tanto las empresas privadas como las del sector público comprendieron rápidamente cómo intercambiar información y las medidas que había que llevar a cabo para combatir el virus. En otras partes del mundo, por el contrario, hemos visto disturbios o protestas debido a una pésima comunicación institucional y a una población incapaz de soportar las restricciones.

En definitiva, el éxito de un sistema sanitario durante una pandemia se traduce en éxito económico. La economía australiana está más cerca de los niveles anteriores a la crisis y el desempleo ha bajado a los niveles de la primavera de 2020. Por lo tanto, la fortaleza de la moneda local, el AUD, no debería sorprender a nadie, ya que simplemente refleja la enorme diferencia entre cómo el país ha logrado aplacar la pandemia con buena organización y otros se han hundido en una espiral de decisiones alocadas e impulsivas.

Registrese hoy para nuestro boletín exclusivo!

E-mails personalizados

¡Sin SPAM!

Alt coin news

desuscribirse en cualquier momento

Una vez registrado, puede que recibas nuestras ofertas especiales vía correo electrónico. En ningún caso venderemos o compartiremos tu información con terceros de ninguna clase. Echa un vistazo a nuestra política de privacidad aquí.