Home > Noticias > China: el nuevo rey del mercado de renta fija

China: el nuevo rey del mercado de renta fija

7 agosto, 2020 By Mircea Vasiu

El mundo tal y como lo conocemos está cambiando. Puesto que todos los mercados financieros están conectados entre sí, lo que ocurra en uno afectará en gran medida a los precios en los otros.

Por ejemplo, el mercado de valores tiene una influencia directa sobre los pares del USD a través de un ambiente de operaciones de riesgo. En concreto, a cualquier movimiento al alza en el mercado de valores de los EE.UU., le sigue un movimiento del dólar estadounidense a la baja frente a las monedas de los mercados desarrollados.

La desesperada búsqueda del rendimiento

Los mercados han cambiado de forma drástica. Desde la gran crisis financiera de 2008-2009, el panorama financiero se ha ido transformando debido a las improvisaciones de los bancos centrales.

Las decisiones nada convencionales sobre política económica (por ejemplo, la flexibilización cuantitativa) han provocado que los rendimientos de los bonos sean cada vez más y más bajos. De ahí que los inversores, habituados a depender de un flujo de efectivo constante procedente de los valores de renta fija, hayan tenido que cambiar de repente su enfoque.

Desde el momento en que el brote de coronavirus alcanzó Europa y los Estados Unidos, los rendimientos de los valores de renta fija más deseados (como los bonos del Tesoro de los EE.UU. a 10 años) empezaron a caer. Al principio, de forma tímida, en torno al 1 %, hasta llegar, recientemente, a un 1 % negativo.

No se trata de ninguna novedad en el mercado de renta fija. Después de todo, el gobierno austríaco ha tenido un tremendo éxito al vender recientemente bonos de un siglo de antigüedad con un rendimiento negativo.

Pero los bonos austríacos son nimiedades comparados con los de los Estados Unidos. El mercado de renta fija más grande del mundo, de repente, está asistiendo a una huida del capital debido a los rendimientos negativos

Sorpresa, sorpresa: China

La economía china, junto a otras economías asiáticas, como Vietnam o Taiwán, son las únicas que se prevé que crezcan en este 2020. Es más, los bonos del gobierno chino a 10 años están en un 3 % positivo. Por lo tanto, los inversores que buscan un rendimiento más alto ya tienen hacia donde mirar.

Por supuesto, hay que contar con el riesgo de la moneda en juego: el yuan chino no es el dólar estadounidense, la moneda de reserva mundial. Pero solo en el mes de julio ya atrajo un flujo hacia los bonos chinos de más de 20 000 millones de dólares. Y sigue aumentando.

Para comprar esos bonos, hay que vender la moneda local, por ejemplo, el USD, y convertirla al yuan chino. Por eso, la evolución de los mercados internacionales de renta fija explica, en parte, la caída del USD, ya que los inversores de todo el mundo huyen de los títulos de renta fija estadounidenses

¿Qué será lo próximo? Posiblemente, la entrada de China en la escena global de los bonos es un hecho lo suficientemente importante para que los mercados hagan cambios sin necesidad de que una pandemia ayude. Hasta ahora, lo que era tan solo un rumor de repente se ha convertido en una realidad.