Home > Noticias > Brasil y su economía necesitan un poco de ayuda, mientras todos miran a Turquía

Brasil y su economía necesitan un poco de ayuda, mientras todos miran a Turquía

17 agosto, 2018 By Elvis Cárdenas

El presidente turco, el presidente Recep Tayyip Erdogan, indicó por y para esta semana que es más sencillo dirigirse a la población en general que a los mercados mundiales, con resultados trágicos para la lira.

En cualquier caso, ahora que la batalla decisional en Brasil comenzó con autoridad para las carreras de octubre, en las que el comandante militar de extrema derecha Jair Bolsonaro conduce las principales encuestas, los economistas en finanzas son consultados: ¿podría la nación más grande de América Latina tener su propia cuenta? Erdogan y ¿qué podría significar para los sectores empresariales?.

Como en otros mercados en desarrollo, lo genuino de Brasil ha quedado atónito por la caída de la lira, con el debilitamiento del dinero latinoamericano frente al dólar en un 3.6% desde el comienzo del mes. La lista de acciones Ibovespa de Brasil también perdió un 5.6% hace una semana en el calor de la emergencia turca, a pesar de que se recuperó marginalmente esta semana.

La aprehensión en los mercados en desarrollo ha llegado cuando Brasil intenta recuperarse del hundimiento más notablemente malo en su historia de vanguardia. Los expertos financieros en la revisión más reciente semana a semana de los examinadores dirigidos por el banco nacional actualmente estiman un desarrollo de 1.49% este año, en contraste con el casi 3% esperado en enero.

La economía no está en orden

Una parte de esta deficiencia es el blues que sigue a la «recesión incomparable», según lo indicado por el analista de mercado de UBS, Tony Volpon. Después de obtener una carga de una larga explosión en la que se multiplicó el crédito a la producción nacional total, la economía actualmente no está en orden, y el retiro de 2015-2016 aún pesa sobre el desarrollo a través del alto desempleo junto con la alta obligación abierta (y en ascenso).

La economía impotente y las administraciones abiertas sin fondos suficientes, especialmente los poderes de la policía estatal y las instalaciones de curación, han ayudado a impulsar el tipo de acuerdo del Sr. Bolsonaro. Una vez fuera del arte del gobierno brasileño, el congresista transformado en un candidato presidencial ha deslumbrado a unos pocos votantes con su implacable discusión sobre el asesinato de delincuentes al estilo de Rodrigo Duterte de Filipinas.

Anhela la vieja tiranía militar de Brasil y ha desafiado a las minorías. Su sólido estilo político ayuda al presidente a recordar los Estados Unidos, Donald Trump, y sus propensiones patriotas, señor Erdogan. Sea como fuere, en la economía y los sectores comerciales, en lugar de proponer arreglos no convencionales como Erdogan, Bolsonaro dice que no sabe nada con respecto a asuntos financieros.

El consultor monetario

«¿Me estoy preparando para una prueba de selección para la universidad o una batalla política?» Dijo en una reunión distribuida por el diario O Globo. Él dice que alude a su consultor monetario, corredor y especialista financiero Paulo Guedes, preparado en la Universidad de Chicago.

Los mercados, por ejemplo, las inclinaciones financieras firmemente liberales del Sr. Guedes, incluidas sus garantías para privatizar las organizaciones estatales que están inclinadas a la contaminación, amortizan la obligación y arreglan una deficiencia incontrolada del gasto. Una medida de amor duro es ciertamente lo que la economía necesita. La obligación abierta en Brasil se acerca al 80%, muy por encima de otros mercados en desarrollo con puntajes FICO comparables.

Si bien esto, en cualquier caso en general, se llama genuino, los altos costos de los préstamos de Brasil implican que la administración malgasta una gran parte de sus ingresos de impuestos pagando a sus arrendatarios. Esto es útil para los bancos centrales y los brasileños más adinerados, que tienen fondos, sin embargo, es horrible para la economía y aquellos con un medio de vida derribado, que podrían beneficiarse con un mayor interés en el marco, la capacitación, las administraciones abiertas y la creación de empleo.

Propensiones particulares

El problema es si él y el Sr. Guedes pueden permanecer fieles a sus obligaciones. Sin ninguna coalición en el popular congreso brasileño, luchan por impulsar su cuestionable programa monetario. Una parte de los planes, por ejemplo, el serio cambio del marco injusto y no comprometido de Brasil para la anualidad, podría entrar en conflicto con las propias propensiones particulares del Sr. Bolsonaro. Es imposible, por ejemplo, que impulse cualquier cambio de anualidad que influya en la fuerza armada y la policía de Brasil.

A decir verdad, dijo que no votaría a favor de un cambio de anualidad propuesto por el actual presidente Michel Temer. Después de un primer período de tiempo especial subyacente, es casi imposible imaginar una administración emboscada de Bolsonaro, incapaz de ejecutar sus enfoques monetarios y rodeada por un congreso antagónico, interesándose en el tipo de conversación de línea dura contra lo genuino o inexistente enemigos externos que han retratado a Erdogan.

Brasil podría soportar la posterior confusión política y financiera por más tiempo que Turquía. Las vastas reservas de efectivo externo de la nación, los niveles sin pretensiones de la obligación externa de la administración y el bajo déficit de registros actuales lo conseguirían eventualmente.

Sin embargo, numerosos analistas financieros anticipan que los votantes brasileños elegirán a un presidente que pueda influir en el Congreso para que apruebe cambios de gran alcance y la convicción de que estarán satisfechos en cualquier caso. Quien podría estar entre los puntajes de otros solicitantes presidenciales, la identidad de la persona presentada en las carreras de octubre sigue siendo motivo de discusión.