Home > Noticias > Berkshire Hathaway se une a la fiebre del oro

Berkshire Hathaway se une a la fiebre del oro

20 agosto, 2020 By Mircea Vasiu

Los tiempos de recesión suelen esconder grandes oportunidades para aquellos inversores que gozan de amplio capital de inversión. Es durante los periodos de crisis cuando aparecen las grandes ofertas y los negocios ultrarrentables son una realidad.

La gran crisis financiera de 2008-2009, por ejemplo, proporcionó a Berkshire Hathaway, el vehículo de inversión de Buffett, la oportunidad de adquirir participaciones en AIG a precios increíbles. Acumular capital durante las expansiones económicas para saber usarlo en las recesiones es una estrategia común que, a Berkshire, le ha funcionado a la perfección.

Sin embargo, esta recesión es diferente a otras. Para empezar, el mercado de valores bajista apenas ha durado en el tiempo. El repunte fue tal que, incluso si disponías de dinero para comprar barato, el mercado ya se había movido demasiado rápido como para construir una posición sólida a la antigua usanza. Por ello, Buffet no había comprado… Hasta ahora.

Berkshire adquiere participaciones en Barrick Gold

Berkshire ha anunciado que ha adquirido acciones de Barrick por valor de 500 millones de dólares, lo que supone su primera inversión de enjundia desde que estalló la pandemia. La noticia ha sido recibida por los inversores de tal manera que el precio de las acciones de Barrick Gold subió un 12 % en la apertura del lunes pasado.

La dirección de la empresa se ha sentido bienvenida por la llegada de Berkshire, pues la considera una señal de confianza en la forma en que se administra la compañía.

La inversión debe analizarse desde diferentes perspectivas. Primero, no es tan descomunal como aparenta. 500 millones de dólares para Berkshire es poco más que calderilla, ya que su patrimonio es mucho más grande que eso. Una de las mayores preocupaciones de toda compañía es la administración del capital de trabajo. En otras palabras, demasiado dinero ahorrado y no utilizado de forma idónea puede afectar fácilmente al rendimiento de una empresa. La participación de Barrick no afecta al tamaño de las reservas de efectivo de Berkshire.

Por otro lado, el giro hacia la industria del oro por parte de un vector como Berkshire dice mucho sobre la incertidumbre que se avecina. El oro ha tenido un rendimiento fantástico en los últimos tiempos. Visto como la inversión antidólar por antonomasia, el oro representa una apuesta segura contra la inflación.

El entrar en la industria del oro en un momento en el que el precio del oro está cerca de sus máximos históricos puede significar que Buffett teme a la inflación. El tamaño de la inversión que ha hecho en Barrick, una compañía minera de oro, indica que Berkshire se centra en los beneficios de diversificación que trae una inversión alternativa. A falta de buenas oportunidades, tomar posiciones en el oro actúa como una auténtica red de seguridad para los tiempos difíciles que se avecinan (si es que estos llegan).

Este el primer movimiento de Berkshire desde el estadillo de la crisis sanitaria. ¿Habrá más?