Home > Noticias > Auge y caída de una de las divisas más importantes

Auge y caída de una de las divisas más importantes

25 junio, 2020 By Mircea Vasiu

El Financial Times de esta semana recoge un artículo que señala la bajada de la libra esterlina. En estos momentos, se parece más a la divisa de un mercado emergente. Señala que esta bajada de la libra dentro del sistema financiero internacional es un reflejo de la pequeña y menguante economía del Reino Unido.

No es nada nuevo. Sin embargo, deja al descubierto otro episodio más de la constante pérdida de influencia y del papel de la libra en el escenario mundial. La Gran Bretaña global, después del Brexit, tendrá una moneda con menor importancia en el mundo.

Se prevén cambios para la libra esterlina

En el siglo XIX, la libra era la moneda que todo inversor deseaba. La estabilidad de la libra era la base de la riqueza británica y su fuerte descenso actual indica la contracción de la economía de Gran Bretaña dentro del panorama mundial.

La otrora poderosa moneda de reserva parece haber visto su fin y se siente abocada a un futuro con tendencia a lo marginal. No hace mucho, era una de las divisas con más peso en las operaciones comerciales y financieras, junto con el euro, el dólar estadounidense o el yen japonés. Pero ya no lo es.

La volatilidad implícita en la libra ha caído continuamente desde la votación del Brexit en 2016. Esto hace que se parezca más a los mercados más pequeños y revela cómo la influencia de la City de Londres se ha ido desvaneciendo en los años siguientes al referéndum de 2016.

La explicación del por qué los inversores evitan la libra esterlina se encuentra en la incertidumbre respecto a las futuras relaciones entre el Reino Unido y los Estados Unidos. Después de todo, esto es Europa y los dos bloques económicos (el mercado único de la UE y el mercado británico) tienen que encontrar una fórmula para coexistir y, lo que es más importante, para comerciar. El comercio abre las economías y conlleva una serie de beneficios que superan de lejos los costos.

En un Brexit sin acuerdo, hay un cierto riesgo de que la libra pierda aún más su esfera de influencia. Puede caer hasta la paridad con el euro y a 1.10 o menos frente al dólar estadounidense.

Los inversores tienen una fecha límite por delante: diciembre de 2020. Si no se llega a un acuerdo sobre una zona de libre comercio (Free Trade Area, FTA) antes del 31 de diciembre de 2020, el riesgo de que no haya acuerdo de ningún tipo se hará realidad. Cuanto más nos acerquemos a esa fecha límite sin un importante avance en las negociaciones, será más probable que el deseo de los inversionistas por adquirir la que una vez fue moneda de reserva mundial se difumine.

Hasta ahora, la libra ha mantenido tasas estables en 2020. Se ven incluso consolidaciones largas en algunos mercados en los que tradicionalmente había una mayor volatilidad (por ejemplo, en el par GBP/CHF).

Hasta que el Brexit se haga realidad, los inversores deberían esperar condiciones similares.