Home > Noticias > Aspectos clave sobre la prima de riesgo del par EUR/USD

Aspectos clave sobre la prima de riesgo del par EUR/USD

29 mayo, 2020 By Mircea Vasiu

Los pares del euro se han visto impulsados esta semana a raíz de las medidas fiscales, ya que la UE planea emitir deuda común en forma de bonos a largo plazo que deberán devolverse en un lapso de tiempo de 38 años. El anuncio se ha producido después de que Alemania y Francia hayan firmado hace una semana un acuerdo para abordar deuda compartida.

Aunque es muy pronto para echar las campanas al vuelo debido a que el plan tiene que recibir el visto bueno de cada uno de los parlamentos nacionales, los inversores ya han reaccionado en busca del euro. No todos los pares del euro han subido (por ejemplo, el EUR/AUD y el EUR/CAD todavía siguen tendencias bajistas a medio plazo), pero algunos sí lo han hecho, en concreto el EUR/JPY y el EUR/USD.

La prima de riesgo implícita para el tipo de cambio del par EUR/USD es extremadamente alta si la comparamos con la de hace dos años. En el caso de este tipo de cambio, la prima de riesgo se refiere a la parte del precio en dólares del euro que no se explica por el diferencial del tipo de interés a dos años. Si las decisiones fiscales anunciadas en las últimas dos semanas son el paso hacia una política fiscal común, los inversores podrían pensar que esa prima de riesgo es demasiado alta, lo que favorecería un tipo de cambio para el par EUR/USD más alto.

El par EUR/USD no ha participado en ninguna recuperación del riesgo en lo que va de año

Ha sido difícil hacer una oferta por el euro en los últimos años. Mientras que la Reserva Federal de los Estados Unidos ha subido la tasa de los fondos federales por encima del 2 %, el BCE ha mantenido la tasa de interés clave en términos negativos.

Con cada aumento del tipo de la Fed y la decisión del BCE de mantener la tasa estable, el diferencial de los tipos de interés ha continuado ampliándose, lo que ha favorecido un dólar estadounidense más alto. Por todo ello, el par EUR/USD ha caído desde el 1.25 a menos de 1.07 y ha enfrentado la pandemia del coronavirus ya con tipos de interés negativos y baja inflación.

Sin embargo, la situación, de alguna manera, se ha nivelado ligeramente. La Fed bajó los tipos a cero y se comprometió en un programa de flexibilización masiva bastante más agresivo que el que puso en marcha el BCE. El diferencial de la tasa de interés, por lo tanto, se redujo y el alivio que ha proporcionado la Fed ha superado la postura del BCE.

Otro acontecimiento importante para el euro se deriva del aumento en el apoyo generalizado a la moneda común. Un banco central tiene el mandato de mantener la inflación a raya mientras estimula el crecimiento económico y fomenta la estabilidad de los precios. No se puede llevar a cabo ese mandato sin la confianza y el apoyo a la moneda.

Como podemos ver, el amplio apoyo que se le viene dando al euro ha ido en aumento desde el 2012, lo que alimenta la convicción del BCE y de la Comisión Europea de que van por buen camino en lo que se refiere a las medidas de política monetaria, y ahora fiscal, que se han tomado.

Con una prima de riesgo más baja, es posible que el euro y, en concreto, el par EUR/USD encuentren de nuevo inversores que vuelvan sus ojos hacia el viejo continente. Esto generaría una nueva oleada de confianza, ya que los diferenciales se estrecharían aún más, algo que podría ayudar a los países europeos endeudados a conseguir préstamos más baratos en los mercados financieros internacionales.