Home > Noticias > Anticipo del informe de nóminas no agrícolas de agosto 2020

Anticipo del informe de nóminas no agrícolas de agosto 2020

4 septiembre, 2020 By Mircea Vasiu

Como es costumbre, cada primer viernes de mes, el informe de nóminas no agrícolas (NFP, por sus siglas en inglés) muestra la situación del mercado laboral estadounidense. Presenta datos relacionados con el empleo que tanto la Fed como los participantes en el mercado tienen que observar atentamente, ya que son cruciales y también por la sencilla razón de que el empleo, o creación de puestos de trabajo, es parte del mandato de la Fed.

Ahora que la Fed ha decidido un cambio de su política monetaria hacia el objetivo de inflación promedio (AIT, por sus siglas en inglés), el componente de empleo de su mandato pasa a un segundo lugar. En cierto modo, es normal: hasta ahora, la Fed ha tenido más éxito tratando de acercar el empleo a su máximo nivel mientras que ha fracasado, una y otra vez, en llevar la inflación al objetivo del 2 %.

Sin embargo, el empleo o la creación de puestos de trabajo sigue siendo el núcleo de todas las economías. No hay crecimiento si no hay trabajo o si la gente tiene dificultades para encontrar un empleo. No hay estabilidad de los precios que conduzca al objetivo deseado si la gente no tiene un flujo de ingresos constante y no tiene confianza para gastar. Por lo tanto, la Fed hace bien en tener un mandato doble: la creación de empleo y la estabilidad de los precios van de la mano.

¿Cuál es el centro de la publicación del NFP de hoy?

Hasta ahora, los datos de que disponemos en relación con el empleo en el mes de agosto muestran un panorama mixto. Por una parte, el informe ADP sobre el empleo privado, publicado hace dos días, no ha llegado ni por asomo a cumplir las expectativas. En vez de 1.2 millones de nuevos puestos de trabajo, solo sumó 400 000. Esa es la parte negativa del informe ADP. Pero, si miramos los datos con una actitud positiva, este es el cuarto mes consecutivo que el sector privado ha creado puestos de trabajo. En otras palabras, la recuperación económica está ahí, tan solo le falta un poco de impulso.

Ayer, las solicitudes iniciales de prestación por desempleo han superado las expectativas: 881 000 frente a las 955 000 que se esperaban y las 1 011 000 anteriores. Todavía son unas cifras espantosas. Cuando cientos de miles de personas solicitan las prestaciones por desempleo en una sola semana, es difícil ver la parte positiva de semejantes datos. No obstante, las cifras han bajado desde el millón a estar por debajo del mismo. Se observa una tendencia a la baja, una pequeña pero alentadora señal de que la recuperación está en marcha, aunque sea mínimamente.

Como en cualquier recesión, y en esta aún más acentuado, muchos de los que han perdido su puesto de trabajo no van a tener un empleo al que volver. Pensemos en cuántos pequeños negocios se han cerrado debido a que el consumidor está retrasando sus compras. Pensemos en cuántos restaurantes o cafés han cerrado debido a la caída de ingresos a causa de las nuevas medidas de seguridad que se han visto obligados a aplicar. Por ejemplo, si antes de la crisis un café contrataba a 7 personas, probablemente, con el actual nivel de negocio, le vaya bien con la mitad de ese número. La otra mitad tendrá que encontrar otro lugar en donde trabajar.

Y mientras tanto, solicitan las prestaciones por desempleo. En resumen, un panorama mixto en el informe NFP de agosto con el enfoque en la tasa de desempleo y la cifra de pérdidas de trabajo permanentes.