Home > Noticias > Análisis del rendimiento económico de los EE.UU. en el segundo trimestre del 2020

Análisis del rendimiento económico de los EE.UU. en el segundo trimestre del 2020

4 agosto, 2020 By Mircea Vasiu

Además de la reunión del FOMC el miércoles pasado, la publicación del Producto Interior Bruto (PIB) fue uno de los datos económicos más importantes la semana pasada. Mientras que los titulares de los medios financieros se centraban en la cifra anualizada del -32.9 %, lo cierto es que la contracción económica de los EE.UU. ha sido mucho menor.

La contracción del -9.5 % en el segundo trimestre del año pone de manifiesto las tremendas luchas económicas. Las presiones desinflacionarias creadas por la crisis del coronavirus han llevado a la Fed a sugerir que mantendrá los tipos de interés y la política monetaria general en una posición acomodaticia para el futuro próximo.

Situación económica de los EE.UU. en el segundo trimestre de 2020

Desde el principio, ha llamado la atención la alta tasa de ahorro. La tasa de ahorro personal casi se ha triplicado si la comparamos con el primer trimestre y ha alcanzado un crecimiento de dos dígitos: se ha situado en el 25.7 % de los ingresos disponibles en comparación con el 9.5 % del primer trimestre.

El consumo privado ha caído en más de un tercio en relación con la tasa anualizada, lo cual está en línea con la subida de la tasa de ahorro personal. Además, las exportaciones y las inversiones residenciales han caído mientras que el gasto público en artículos no relacionados con la defensa ha aumentado.

Como ya ha pasado un tercio del nuevo trimestre, los participantes en el mercado tendrán que centrar su atención en los datos de julio. Ayer ya vimos un Índice de Gestores de Compras (PMI, por sus siglas en inglés) del Instituto de Gestión de Suministros (ISM, por sus siglas en inglés) mejor de lo esperado, aunque el componente del empleo sigue siendo débil. Dicho componente se observa de cerca durante la semana de la publicación del informe NFP sobre nóminas no agrícolas, ya que, junto con los números del Informe Nacional de Empleo (ADP, por sus siglas en inglés), ofrece una pista de cómo puede ser el NFP. Hasta ahora, los datos no pintan bien.

La Reserva Federal lo dejó claro la semana pasada: el comportamiento económico de los EE.UU. depende de la forma en que se gestione la pandemia del coronavirus. Cuanto más tiempo dure la incertidumbre, más fuerte será el impacto con efectos más duraderos sobre la economía.

Lo que llama la atención es que los mercados financieros todavía creen que las economías europeas saldrán mejor paradas de la crisis del coronavirus que los Estados Unidos. Sin embargo, si miramos los números del PIB de la eurozona para el mismo trimestre, el promedio del 12.1 % es bastante peor que el del PIB de los EE.UU. Así pues, ¿por qué los inversores esperan mejores resultados en la eurozona cuando lo cierto es que los números indican justamente todo lo contrario?

Puede que una explicación sea que esas eran las expectativas hasta ahora y que los datos del pasado jueves y del viernes han cogido al mercado por sorpresa. Eso explicaría el fuerte giro del par EUR/USD y también el repunte del dólar estadounidense.