Home > Noticias > Análisis del fondo de recuperación europeo de 500 mil millones de euros

Análisis del fondo de recuperación europeo de 500 mil millones de euros

20 mayo, 2020 By Mircea Vasiu

Hace dos días, una propuesta franco-alemana para recaudar 500 mil millones de euros para un fondo de recuperación fue aplaudida por los mercados de todo el mundo. La idea es original y sorprendente al mismo tiempo. Los fondos pasarán a integrarse en los presupuestos plurianuales y se distribuirán no como subvenciones sino como transferencias presupuestarias. Además, no se distribuirán en función del PIB, sino de lo afectado que esté un país como consecuencia de la crisis del coronavirus.

La Comisión Europea pide un préstamo a largo plazo

El plan consiste en que la Comisión Europea pida dinero prestado a largo plazo a los mercados financieros internacionales (25 años). A continuación, emitirá bonos (calificados como AAA) que, en principio, no deberían tener problemas para encontrar compradores.

Incluso si esta medida pudiese plantear un problema en el futuro, el Banco Central Europeo (BCE) podría entonces comprar bonos emitidos por la Unión Europea. Estos bonos son exactamente eso y, consecuentemente, idóneos para el PESPP y para el programa de compras del sector público (PSPP) que gestiona el BCE.

¿Cómo se va a devolver la deuda?

La nueva deuda se añadirá a las contribuciones presupuestarias de pago anual que aporta cada país. Las matemáticas nos dicen que, para un bono a veinte años, el total de la deuda, con amortización incluida, será excepcionalmente bajo, por debajo del 0.5 %, con variaciones de un país a otro

Por supuesto que los estados miembros deben comprometerse a llevar a cabo políticas económicas sólidas y una ajustada agenda de reformas. Sin embargo, eso es algo por lo que habrá que preocuparse más tarde cuando, con suerte, el mundo encuentre una manera de hacer frente a esta pandemia.

El principal mensaje que han enviado los dos países es la solidaridad y la confianza, solidaridad con los países que se han visto más afectados y confianza en el hecho de que Europa no se puede dividir tan fácilmente. Para los mercados financieros, la confianza es lo único que importa.

Durante la crisis de la deuda soberana de 2012, Mario Draghi, entonces presidente del BCE, utilizó la famosa frase «cueste lo que cueste» en un discurso que pronunció en Londres. Era la primera vez que un presidente del BCE insinuaba que el banco central está ahí para cerrar los spreads y el mercado le tomó la palabra. Así, estableció la confianza en el sistema y los spreads bajaron, lo que alivió en gran medida la carga de los países europeos endeudados.

Una reacción similar ha tenido lugar tras el anuncio de esta semana. Después de que tanto el BCE como la Comisión Europea hayan dado su visto bueno al plan, parece que se ha abierto el camino para los primeros bonos europeos.

Cuando Alemania y Francia van a la cabeza, los demás países europeos los siguen. Ocurrió lo mismo durante la época de Helmut Kohl y Francois Mitterrand y sigue siendo válido hoy día en tiempos de Angela Merkel y Emmanuel Macron.