Home > Noticias > Análisis del ADP ante la inminente publicación del NFP

Análisis del ADP ante la inminente publicación del NFP

4 junio, 2020 By Mircea Vasiu

El momento culminante de los datos económicos norteamericanos de ayer fue el Informe Nacional de Empleo (ADP, por sus siglas en inglés) del mes de mayo. Reveló que el descenso total de empleo en el sector de la empresa privada no agrícola de los Estados Unidos ha sido de 2.76 millones, un dato mucho más optimista que el de los 9 millones que habían previsto los economistas.

Como siempre, los operadores utilizan los datos del sector empresarial privado recogidos en el ADP para prepararse para la próxima publicación del NFP (datos sobre las nóminas de empleos no agrícolas en los Estados Unidos). Puesto que el ADP se publica todos los meses solo dos días antes del NFP, con frecuencia proporciona una idea aproximada de los números que se verán en el NFP.

Las cifras del informe ADP de mayo 2020

 

El ADP es una medida del empleo en el sector privado que se obtiene a partir de los datos anónimos de los sueldos pagados por empresas clientes del ADP. Como resultado, a menudo se ve como un dato de empleo secundario si se compara con el NFP. Sin embargo, ofrece una pista sobre posibles cambios estructurales en el mercado laboral de los Estados Unidos y representa un punto de referencia para el NFP.

Durante el mes de mayo, la pandemia del coronavirus ha seguido siendo una amenaza para las empresas de todos los tamaños. No obstante, si comparamos los datos con los del comienzo de la crisis, cuando las pequeñas empresas aparecían como las más afectadas, en el mes pasado vemos que las grandes empresas dominan la caída en el ranking de empleo.

Por ejemplo, las empresas con más de mil empleados han sufrido un dramático descenso del número de empleados si se las compara con los datos de las pequeñas y medianas empresas.

Otra novedad interesante en el sector privado durante el mes pasado se refiere a la comparación entre los sectores de producción de bienes (manufactura) y de prestación de servicios. Este último es responsable de una pérdida de empleo de más del doble (1.967 vs. 0.794), lo que indica los problemas a los que se está enfrentando el sector servicios de los Estados Unidos. Si tenemos en cuenta que este país tiene una economía basada en los servicios, el impacto sobre el PIB de los EE.UU. todavía está por ver en un futuro inmediato.

El comercio, el transporte y los servicios públicos lideran la pérdida de puestos de trabajo en el sector servicios, seguidos muy de cerca por los medios de información y las actividades financieras. En cuanto al servicio de producción de bienes, la manufactura y los recursos naturales encabezan la lista.

A pesar de estas cifras tan pesimistas, la previsión antes del informe era mucho peor. Puesto que el resultado ha sido mejor de lo esperado inicialmente, se cree que abril ha sido el mes en el que las empresas del sector privado han tocado fondo y que la pérdida de empleos ha alcanzado el pico en ese mes.

Ya que muchos estados han comenzado una reapertura gradual de la actividad de las empresas, quizá veamos un repunte similar en el informe NFP que se dará a conocer mañana.