Home > Noticias > Análisis de los fondos de cobertura y por qué no todos son tan malos como se pintan

Análisis de los fondos de cobertura y por qué no todos son tan malos como se pintan

La semana pasada, GameStop reveló al mundo de la inversión que existe un nuevo tipo de operadores: aquellos que compran y venden al unísono, minoristas que, al actuar en masa, equivalen a un enorme fondo de cobertura. La espectacular subida de la cotización de GameStop, una compañía del sector de los videojuegos, ha causado mucho sufrimiento a diversos fondos de cobertura. Muchos de ellos iban en corto con GameStop y otras empresas, por lo que con este movimiento se vieron obligados a asumir fuertes pérdidas que les llevaron a una disminución, en algunos casos, de más del 50 % de sus valores activos netos en tan solo un par de semanas.

Los medios financieros presentaron esta batalla como el típico enfrentamiento entre David y Goliat: codiciosas empresas de Wall Street contra el pobre inversor minorista que tiene poca o ninguna influencia en el mercado. Sin embargo, por una vez lo ha tenido, ¿pero hasta qué punto?

El movimiento parece haberse desvanecido con la misma fuerza que irrumpió. Ayer, al cierre del mercado, los nombres apuntalados por WallStreetBets y otros minoristas registraron caídas en masa: GameStop ($GME) – 60 %, Blockbuster ($BLIAQ) – 61 %, AMC ($AMC) – 41 %, Silver (-8 %), etcétera. ¿Quiénes son los perdedores y quiénes los ganadores? Parece que ambas partes, tanto los fondos de cobertura como los minoristas. Si tenemos que hacer una apuesta sobre qué actor presenta más posibilidades de sobrevivir a largo plazo, no sería el que representa a los inversores minoristas.

No todos los fondos de cobertura van en corto (y tampoco es que esta estrategia tenga nada de malo)

Son varias las estrategias de los fondos de cobertura que definen el enfoque de dicho fondo. En otras palabras, como inversor en un fondo de cobertura, uno puede elegir el que mejor se adapte a su filosofía de vida y a su forma de invertir.

Además de los fondos que van en corto o en largo, existen otros muchos tipos de fondos. Por ejemplo, hay algunos cuya estrategia es activista, es decir, buscan la integración en el consejo de administración para poder influir en la dirección de la compañía por la que han apostado. También hay fondos de cobertura que se centran únicamente en empresas que están al borde de la quiebra. La lista puede ampliarse a los fondos de cobertura centrados en materias primas, divisas, renta fija o renta variable. Hay muchas alternativas e incluso muchos fondos de cobertura presentan varios enfoques a un tiempo. Es decir, hay tantas estrategias como inversores pueblan el mercado.

La semana pasada, los medios de comunicación financieros ofrecieron una imagen bastante negativa de los fondos de cobertura que iban en corto. Esto puede ser cierto de algún modo, pero no debemos olvidar la parte positiva de los fondos de cobertura centrados en ir en corto, y es que estos influyen sobremanera en la revelación de fraudes de gestión. Allied Financial, expuesta por Greenlight hace algunos años, es un ejemplo perfecto, pero, como este, hay otros muchos más.

En definitiva, los fondos de cobertura son una parte integral de los mercados y lo son por una buena razón.

Registrese hoy para nuestro boletín exclusivo!

E-mails personalizados

¡Sin SPAM!

Alt coin news

desuscribirse en cualquier momento

Una vez registrado, puede que recibas nuestras ofertas especiales vía correo electrónico. En ningún caso venderemos o compartiremos tu información con terceros de ninguna clase. Echa un vistazo a nuestra política de privacidad aquí.