Home > Noticias > Acciones: ¿subirán siguiendo la tendencia de los índices de sorpresas económicas?

Acciones: ¿subirán siguiendo la tendencia de los índices de sorpresas económicas?

21 mayo, 2020 By Mircea Vasiu

Ahora que el tercer mes de la actual crisis económica está a punto de terminar, podemos decir que algunos índices de acciones ya han experimentado una recuperación en forma de V. El Nasdaq en los Estados Unidos ha regresado al terreno positivo mientras la apuesta de los inversores por las acciones del sector tecnológico continúa. El reciente impulso en las expectativas económicas del ZEW alemán pone de relieve una importante correlación que ya existía antes de la crisis: las acciones están estrechamente relacionadas con los índices de sorpresas.

Hasta ahora, en 2020, a pesar de la recesión, se ha mantenido la correlación. Si volvemos la vista atrás en la historia, no es la primera vez que las acciones suben durante una recesión. Solo que, como los inversores de hoy día tienen acceso a gran cantidad de información, queremos saber por qué suben las acciones: los índices de sorpresas económicas son una de las explicaciones.

La confianza de los consumidores y las empresas, clave

Antes de la crisis de 2020, los indicadores de la confianza de los consumidores eran uno de los más subestimados del mundo desarrollado. Mientras que los operadores e inversores suelen centrarse en la inflación y los datos de empleo, los datos relacionados con la confianza del consumidor, como los proporcionados por el informe de la Universidad de Michigan, siempre se han considerado como algo secundario. Sin embargo, tienen una importancia y un efecto similares en lo que se refiere a las subidas y bajadas de los precios de las acciones, lo cual se ha hecho obvio en estos tiempos de crisis.

Todo el mundo es consciente de las altas tasas de desempleo en el mundo desarrollado. Además, se está de acuerdo en que todavía más gente perderá su puesto de trabajo en los próximos meses. Quizá todo el 2020 se halle comprometido desde un punto de vista económico, como también es posible que lo esté el 2021.

Aun así, si los niveles de confianza permanecen altos, los responsables políticos pueden aprovecharlos y el efecto de riqueza creado por el mercado bursátil acabará repercutiendo en la economía. Inevitablemente, esto estimulará el consumo.

Los consumidores e inversores saben que tienen las espaldas cubiertas

Una característica distintiva de esta crisis, cuando se la compara con las anteriores, es que los consumidores y los inversores sienten que no están solos. Los gobiernos y los bancos centrales han inyectado liquidez masiva al sistema, incluso mediante el ofrecimiento de préstamos con tipos de interés negativos, el perdón de la recaudación de impuestos o la entrega de «dinero helicóptero», es decir, dinero gratis directamente a las cuentas bancarias. En Viena, Austria, cada familia ha recibido 50 euros en su cuenta bancaria para salir a gastarlos en un restaurante de su elección. Traducción: es fácil ser optimista a pesar de los aspectos económicos negativos.

El fondo de rescate de la Unión Europea, anunciado a principios de esta semana, es otro paso en la misma dirección. Si se aprueba, podría beneficiarse de costos de financiación favorable y, a la vez, proporcionar liquidez a las economías europeas que más han sufrido.

Los índices de sorpresas económicas reflejan, en última instancia, la confianza de los consumidores y empresas de cara al futuro. En tiempos de necesidad, como los de una crisis, la confianza es uno de los activos más importantes.