Home > Noticias > Acciones de valor vs. acciones de crecimiento: Cómo elegir las acciones correctas para tu cartera

Acciones de valor vs. acciones de crecimiento: Cómo elegir las acciones correctas para tu cartera

A la hora de invertir en bolsa, la gente recurre a diversas estrategias para seleccionar qué empresa o empresas merecen la pena. Para algunos inversores, la marca lo es todo: simplemente les gusta el producto y quieren tener acciones de la empresa (por ejemplo, Coca-Cola).

Para otros, la elección de una empresa en la que invertir es el resultado de un complejo proceso. Los inversores conservadores siempre preferirán las empresas que pagan dividendos y componen los rendimientos a lo largo de varios periodos.

Como los dividendos se pagan trimestrales en Estados Unidos, el poder de la capitalización produce inmediatamente resultados en pocos años. Los impuestos también resultan cruciales a la hora de definir un enfoque inversor a corto o a largo plazo. Las ganancias de capital a largo plazo están sujetas a un tipo impositivo más bajo con la idea de evitar la especulación innecesaria.

La mayoría de los inversores minoristas dividen el mercado en dos grandes categorías: crecimiento y valor: Los valores de crecimiento y de valor son dos enfoques fundamentales, dos formas de ver el mercado de valores en general.

Los inversores en crecimiento buscan empresas cuya trayectoria histórica haya registrado un fuerte crecimiento en términos de beneficio, mientras que los inversores en valor buscan empresas que creen que cotizan muy por debajo de sus posibilidades reales. Más concretamente, utilizan varios modelos para encontrar el valor intrínseco del precio de las acciones de una empresa (por ejemplo, modelos de descuento de dividendos o modelos de valoración de activos de capital) y luego comparan todo con el valor de mercado. Si el valor intrínseco supera el del mercado, la empresa es una gran inversión potencial.

Cambios en el rendimiento de los bonos y la rentabilidad del valor frente al crecimiento

Desde que comenzó el nuevo año, los rendimientos de los bonos parecen no parar de subir en Estados Unidos. El movimiento al alza refleja la recuperación económica en curso respecto a la recesión causada por la pandemia, y este arrastra los rendimientos de otras partes del mundo. El aumento de los rendimientos, por otro lado, lleva implícito un endurecimiento de las condiciones financieras, por lo que los bancos centrales intentan intervenir para que la recuperación económica no se vea perjudicada y se mantengan lo máximo posible las medidas acomodaticias.

Lo interesante es que, históricamente, existe una interesante correlación entre el aumento de los rendimientos y las acciones de valor. La referencia más utilizada es el Russell 1000 Value vs. Growth, y en los últimos años que terminaron el pasado febrero, la correlación fue de + 0.28. Sin embargo, a largo plazo esta correlación merma, lo que hace que uno se plantee la siguiente cuestión: ¿Valor o crecimiento para las inversiones a largo plazo?

La verdad es que no existe ninguna regla general. Las acciones de valor son, por lo general, cíclicas y defensivas, mientras que las de crecimiento son principalmente de salud, tecnología y comunicación.

Un análisis pormenorizado de las cuatro décadas anteriores muestra resultados dispares. Por ello, sería mejor que los inversores trataran de diversificar entre los dos tipos de valores con la intención de obtener una exposición equilibrada en función de la situación del ciclo económico.

Registrese hoy para nuestro boletín exclusivo!

E-mails personalizados

¡Sin SPAM!

Noticias de altcoins

desuscribirse en cualquier momento

Después de registrarte, también puedes recibir ocasionalmente ofertas especiales de nuestra parte por correo electrónico. Nunca venderemos ni distribuiremos tus datos a terceros. Echa un vistazo a nuestra política de privacidad aquí.