Lo que “The Big Short” puede enseñarte sobre cómo invertir

eFXto julio 20, 2016 0 Comentarios
Compártelo: Facebook GoogleTwitterEmail

Mis hijos tienen la edad mental de niños de diez y once años, porque bueno, tienen diez y once años; por lo que pelean constantemente. Cuando mi hijo quiere adelantar a mi hija en el pasillo y ella se encuentra “en su camino”, él no es capaz de esperar a que ella pueda moverse, sino que prefiere usar su fuerza y empujarla contra la pared. A su vez, mi hija, al no ser capaz todavía de formular un argumento que oponer a la conducta de su hermano, lo golpea.

Acá podemos observar cómo trabajan las respuestas primarias. La neocórtex, aquella parte del cerebro más desarrollada, la que razona y es capaz de solucionar problemas, simplemente no está ocupándose.

Las respuestas primarias instintivas son las respuestas más comunes, ya que requieren muy poco esfuerzo por parte de nuestros cerebros. Algunos ejemplos son:

  • Un hombre ve a un león. El hombre comienza a correr.
  • Un hombre ve el nuevo Porsche de su vecino. El hombre quiere tener el auto.
  • Un hombre ve a una mujer atractiva en un bar. El hombre quiere hablarle.
  • Un hombre ve que sus acciones comienzan a subir. El hombre decide comprar más.
  • Un hombre ve que sus acciones comienzan a devaluarse. El hombre se siente mal y empieza a vender.

La asimetría presente en el mundo, a mi parecer, se debe en gran medida a que que la mayoría de la gente, en todo país y momento, opera puramente en un nivel instintivo y primario.

Esta asimetría se ve representada en la distribución de la riqueza global. La ley del 80/20, también conocido como el principio de Pareto, se mantiene constante a lo largo del tiempo y se exhibe tanto en la naturaleza como en los esfuerzos humanos.

Las fortunas que se han creado con mayor rapidez y facilidad han estado cercanamente vinculadas con este fenómeno.

Estudio de caso

Hace un par de semanas hice algo que sólo suelo hacer cuando estoy en un avión; vi una película: The Big Short. Está inspirada en un libro de Michael Lewis, que a su vez está inspirado en la historia de varios de los que participaron en la creación del mercado de permuta de incumplimiento crediticio (Credit default swap market en inglés) y quienes apostaron contra la burbuja del CDO (Obligación colateralizada por deuda).

La historia muestra otro brillante ejemplo de este fenómeno.

Tomemos en cuenta al razonable, reflexivo y decididamente no-primitivo Michael Burry. Burry, a diferencia de la gran mayoría de sus compañeros primates, fue capaz de darse cuenta que 1 +1 jamás será 4 al cuadrado, aun cuando una empresa de calificación de riesgos lo haya avalado.

La inmensa mayoría de quienes invierten en el mercado, por otra parte, no habían pensado mucho al respecto. Como con la mayoría de las cosas completamente irracionales que aun así son aceptadas como verdaderas, el boom inmobiliario americano comenzó con fundamentos sólidos.

Titulizar y vender activos es lo que Wall Street hace, por lo mismo, eso fue exactamente lo que Wall Street hizo. Tomaron hipotecas y las juntaron en paquetes, para luego venderlas a fondos de pensiones, fondos mutuales y otros inversores ignorantes. No se confundan, titulizar hipotecas no es algo malo per se; la liquidez incrementa y el capital puede fluir entre compradores y vendedores con mayor facilidad.

El problema surge con qué hacer con las hipotecas subprime o hipotecas basura. No hay apuro. El CDO (Obligación colateralizada por deuda) al cuadrado solucionó este inconveniente. Simplemente juntemos toda la basura que nadie quiere y re- empaquetémosla en nuevos CDOs, los cuales una vez certificados por las agencias de calificaciones parecerán como CDOs “prime” originales y ya está. Las instituciones, confiando en sus cerebros primitivos, las compraron sin siquiera fijarse en qué había dentro de ellos.

Finalmente, tanto la deuda como el equity (diferencia entre el activo y el pasivo de una compañía) terminaron siendo inútiles. La basura es basura, sin importar cuánto tratemos de arreglarla o adornarla.

Ahora bien, nada de lo anteriormente expuesto debería ser algo nuevo para ustedes.

Michael Burry fue extremadamente exitoso, no porque haya hecho una venta corta con basura, sino que porque vendió basura que tenía asignada el precio equivocado.

Así como mis hijos se golpean en vez de pensar en una respuesta razonable, la mayoría del mercado reacciona con el cerebro primario, por lo que no logran plantearse detenidamente las cosas. Que el cerebro adulto trabaje solo en base a sus instintos primarios es probablemente peor a que así mismo trabaje el de los niños.

Además, cuando la asimetría se presenta como lo hizo con Michael Burry, es simplemente una respuesta común humana el buscar consuelo en las opiniones de otros que puedan compartir la misma visión. El hombre, al ser un ser social, suele buscar espíritus afines. El estar solo no es nuestra tendencia natural.

Hay un par de ideas destacables que rescatar de la película.

Primero que nada, Burry, junto con algunos otros personajes, no sólo se dieron cuenta del fraude, sino que también de la valoración errónea de los riesgos. Esto es como rentabilidades del 489.3% (rentabilidad generada por la firma de Burry, Scion Capital, entre noviembre de 2000 y junio de 2008) fueron alcanzadas.

La segunda sería el hecho que los banqueros involucrados deberían haber terminado uniformados y encerrados en celdas de las que sólo podrían salir para recibir un poco de “amor” en las duchas; sin embargo, no fueron presos y recibieron miles de millones en bonos. Pero eso es otra historia.

Así es como funciona el mundo. Lo mejor que podemos hacer es buscar en qué parte del mercado el 20% tiene la probabilidad de tener ganancias al 80%. Una pista: Se encuentra donde existe la asimetría.

En ningún orden particular, en este momento estamos interesados en:

  • Deuda pública o soberana: Lo que parece como una eternidad de intervenciones del banco central ha creado una deuda jamás antes presenciada. A medida que nos acercamos al fin del superciclo de deuda, ésta área permanece como una de la que más nos atrae.
  • Monedas y divisas: Yen y renminbi (yuan) a posición corta. Dólar americano en posición larga a medida que el usd carry trade se relaja.
  • Mercados de recursos diezmados: Sobre todo el uranio, los metales preciosos, el cobre y el zinc.
  • Inteligencia artificial: Automatización del conocimiento y del trabajo.
  • Biología sintética: Secuenciación de genes por fin está demostrando su valor.
  • Blockchain: Ya he hablado sobre esto previamente aquí, así como también en nuestro reporte sobre el bitcoin.
  • Robótica: Exoesqueletos, manipulación física remota, manufactura, salud y, por supuesto, aplicaciones diarias tales como en la cocina.
  • Impresoras 3D: Necesitaré un reporte completo (tal vez 5) para cubrir esto. Va a llegar y pronto
  • Irán: Sí, Irán

Se darán cuenta que NINGUNO de estos conceptos cabe dentro de un portafolio estándar. También podrán observar que no hay NINGUN interés en fondos mutuales, indexación, o cualquier otra tontería que nos recomendarían en esos lugares que cómicamente reciben el nombre de “Instituciones de educación superior”. El 80% puede quedarse con eso.

Si ustedes, como nosotros, están concentrados en utilizar y aprovechar el poder del 20%, entonces no se pierdan nuestros futuros artículos sobre el tema.

  • Chris

“Truth is like poetry. And most people f**king hate poetry” – De la película The Big Short

 

“ La verdad es como la poesía, y la mayoría de las personas odian a la maldita poesía” – The Big Short

Traducido del https://capitalistexploits.at/2016/02/big-short-can-teach-investing/

Mostrar Mas

Advertencia sobre riesgos: invertir en monedas digitales, títulos, acciones y otros valores, materias primas, divisas y otros productos de inversión derivados (por ejemplo, en contratos por diferencias o “CFD”) es una actividad especulativa y conlleva un elevado nivel de riesgo. Cada inversión es única y conlleva riesgos únicos.

Los CFD y otros derivados son instrumentos complejos y conllevan un elevado riesgo de perder dinero rápidamente debido al apalancamiento. Usted debería plantearse si comprende cómo funciona una inversión y si puede permitirse asumir el elevado riesgo de perder su dinero.

Las criptomonedas pueden experimentar grandes fluctuaciones en sus precios, y por consiguiente no son apropiadas para todos los inversores. Operar sobre criptomonedas no es una actividad que esté supervisada por ningún marco reglamentario de la UE. Las rentabilidades pasadas no garantizan resultados futuros. Salvo que se indique lo contrario, cualquier historial de trading que se muestre tendrá menos de 5 años y podría no ser suficiente como base para tomar decisiones de inversión. Su capital está en riesgo.

Cuando opera sobre acciones su capital está en riesgo.

La rentabilidad pasada no es una indicación de resultados futuros. Salvo que se indique lo contrario, el historial de trading que se muestre tendrá menos de 5 años y podría no ser suficiente como base para tomar decisiones de inversión. Los precios pueden tanto subir como bajar, pueden fluctuar ampliamente, usted podría estar expuesto a fluctuaciones en la tasa de cambio de las divisas y podría perder la totalidad de la cantidad que invierta o más. Invertir no es adecuado para todo el mundo; asegúrese de que ha comprendido en su totalidad los riesgos y los aspectos legales involucrados. Si no está seguro(a), busque asesoramiento financiero, legal, fiscal y/o contable independiente. Este sitio web no proporciona asesoramiento en inversiones, financiero, legal, fiscal ni contable. Algunos enlaces son enlaces de afiliados. Para más información, lea en su totalidad nuestra advertencia sobre riesgos y exención de responsabilidad.