Lo que demuestran los informes de el PIB de Estados Unidos y el presidente Trump

Elvis_Cardenas agosto 03, 2018 0 Comentarios
Compártelo: Facebook GoogleTwitterEmail

Las emanaciones de hechos de vez en cuando empujan a los presidentes a la planta de la Casa Blanca para sesiones de preguntas y respuestas. En cualquier caso, el 27 de julio, el presidente Donald Trump estaba “encantado” para declarar que la economía de Estados Unidos ha desarrollado a un ritmo “sorprendente” del 4.1% en el segundo trimestre de, suficientemente 2018 para llevar a cabo el desarrollo normal anual de más de 3%. Lo más crítico, se jactaba, “estas cifras son, extremadamente sustentables”.

La protección de los medidores primarios del PIB es un negocio riesgoso, ya que puede cambiar la ejecución alegre. Para esta situación, los números fueron una producción propulsora a la luz de la información inadecuada. En algún lugar en el rango de 1993 y 2016, estas evaluaciones fueron reexaminadas por una norma de 1.3 puntos de tasas. (Obviamente, lo que puede descargar también puede aumentar).

La tasa de desarrollo del 4.1% que Trump descubrió fue tan sorprendente que se anualizó, lo que genera un desarrollo trimestral del PIB y espera tres trimestres más de cambio indistinguible. Esa medida está inclinada a ser golpeada por impactos únicos. Las cifras más recientes fueron impulsados ​​por un breve incremento en las tarifas de “alimento y bebidas,” ya que los exportadores de soja corrieron a tomar sus artículos a China antes de los impuestos forzados el 6 de julio Aunque extremadamente sólida, el desarrollo fue notable.

En cualquier caso, las figuras no deben ser ridiculizadas. Los expertos se deleitaban gratamente con la estructura del desarrollo, que parecía ser impulsada por clientes estadounidenses que compraban automóviles, indumentaria y calzado, a pesar de pagar por el alojamiento y la atención restaurativa.

Un desarrollo del 2.9%

Utilizando una medida más suave de desarrollo, que contrasta el PIB trimestral y un trimestre similar varios años antes, la economía aún se desarrolló en el segundo trimestre en un sólido 2.8%. Si el desarrollo para todo el año llega al 3%, como el presidente anticipó sorprendentemente, una pareja de pronosticadores se sorprendería. En abril, el FMI calcula un desarrollo del 2.9%; La Oficina del Presupuesto del Congreso (CBO, por sus siglas en inglés), no fanática, fue del 3.3%.

La afirmación de Trump de que una tasa de desarrollo del 3% es práctica es más sospechosa. Las tasas que adora forzar podrían ocupar la economía de su curso. Independientemente de si no lo hacen, es concebible que parte del deslizamiento de la economía sea breve y se identifique con un repunte constante. Es probable que algunos sean consecuencia de las reducciones impositivas tardías, que según las evaluaciones de las CBO sumarán aproximadamente un 0.3% al PIB de los Estados Unidos este año y un 0.6% dentro de un año.

Más allá de eso, perciben, los resultados beneficiosos se desdibujarán a medida que una mayor escasez de gastos enjambre la especulación de la división privada. En el largo plazo, la capacidad financiera de los Estados Unidos depende de la cantidad de especialistas que tenga y cuán rentables sean. La fuerza de trabajo se está desarrollando más gradualmente que antes, de manera incompleta a la luz del hecho de que el enorme tiempo de aumento de las tasas de natalidad está renunciando y sobre todo porque la expansión de las mujeres en los negocios remunerados ha llegado a su final lógico.

Una tasa de desarrollo genuino

Dada la ejecución frustrante de la rentabilidad en los últimos tiempos, no es sorprendente que las asociaciones, por ejemplo, la CBO y la Reserva Federal parezcan cautelosas de que la economía de EE.UU. pueda respaldar una tasa de desarrollo genuino de larga distancia muy superior al 2%.

El grupo monetario del presidente puede desafiar que los cambios en sus gastos alimenten la especulación, elevando el límite financiero de los Estados Unidos. La especulación empresarial se desarrolló a una tasa anual del 7.3% en el segundo trimestre de 2018. Eso es bienvenido, pero realmente no se puede atribuir al paquete de evaluación.

Aproximadamente el 50% del incremento agregado reflejó un gran interés en la animación del costo del petróleo en la investigación minera, pozos y pozos. Por otra parte, los expertos de la Reserva Federal se quejan de que sus trágicas conjeturas han sido satisfechas, y que el constante desarrollo de salarios y rentabilidad de los Estados Unidos últimamente se debe en parte a la falta de entusiasmo de los encargados del enfoque monetario para otorgar Trabaja la oportunidad de mostrar el trueno.

Los garantes de la Reserva Federal

En el caso de que Trump no esté bien, y la economía no puede mantener una tasa de desarrollo del 3%, las estrategias para intentar lograrlo solo pueden sostener los incrementos de costos. Los garantes de la Reserva Federal son excepcionalmente conscientes de este peligro.

El 31 de julio, las nuevas cifras revelaron que la expansión del centro (excluyendo el sustento impredecible y los costos de vitalidad) fue del 1.9%, cerca del objetivo del 2%. A pesar del hecho de que mantuvieron los costos de financiamiento consistentes cuando se reunieron el 1 de agosto, dos incrementos más son normales este año.

Los garantes de tarifas esperan que una explosión expansiva esté excesivamente cerca para su consuelo, y que si no presionan los frenos de la economía gradualmente ahora, una parada más inesperada podría ser requerida más adelante. Por lo tanto, están haciendo que las expectativas de Trump del 3% de desarrollo sean más difíciles de resolver. Para el presidente, esto puede parecer salvaje. Sea como fuere, él no es el único en el asiento del conductor.

0 Comments

There are no comments on this post.