¿Dónde pongo el stop loss?

IndicatoriNosu noviembre 23, 2012 1 Comentario
Compártelo: Facebook GoogleTwitterEmail

Los stop loss son uno de los tipos de órdenes con los que uno se topa nada más empezar a entrenarse en el trading. Hay que tener muy claro que es un stop loss, para que sirve y cómo funciona. Luego podrás decidir si utilizarlo o no, opiniones las hay de todos los tipos aunque yo soy de los que piensan que cualquier operación de trading debe tener siempre su orden stop loss.

Pero, ¿dónde pongo el stop loss? Una pregunta de difícil respuesta. Si lo pones demasiado cerca del precio de entrada dejas muy poco espacio y puedes quedarte fuera al más mínimo movimiento del mercado sin que ello signifique que estabas equivocado en tu predicción. Y si lo pones demasiado lejos perderás más dinero si estabas equivocado en tu análisis.

Encontrar el precio idóneo para el stop loss te dará la mejor relación riesgo:beneficio pero sólo es posible hacerlo si has seguido un entrenamiento y tienes bastante experiencia. Aún así, es bastante probable que no siempre pongas el stop loss en el mejor sitio pues esto sólo se sabrá una vez que haya pasado el tiempo. Pero con la práctica te acercarás bastante la mayoría de las veces. Y de esto se trata, de que la mayoría de la veces lo hagas bien, no de adivinar el futuro. Para que comiences a entrenarte en la colocación de stop loss de forma óptima he preparado una serie de consejos que te pueden ayudar mucho en esta tarea. Lamentablemente no puedo darte una fórmula imbatible que te diga el precio exacto dónde deberías poner el stop loss en cada operación que realices.

La posición teórica del stop loss

Si tenemos claro el concepto de stop loss, hemos entendido que sirve para sacarnos de una posición cuándo nos hemos equivocado en nuestro pronóstico. En muchas ocasiones habrás leído que el stop loss sirve para cortar rápido las pérdidas pero yo sería algo más específico y diría que sirve para cortar las pérdidas a tiempo.

Y con cortar las pérdidas a tiempo me refiero a ese punto en el que el análisis que te había hecho entrar al mercado con un determinado pronóstico pierde su validez y sentido. En este punto, a partir del cuál ya no es razonable una oscilación del precio en contra de tu análisis, es dónde se debe poner el stop loss. Es decir, aquel precio que marca la diferencia entre una oscilación natural del mercado y un movimiento que pone en seria duda la previsión que tenías.

Encontrar este precio debería estar definido en tu estrategia de trading. Del mismo modo que en una estrategia de tradgin están definidos los criterios para entrar al mercado, deben estar definidos los criterios de cuándo salir, ya sea con ganancias como con pérdidas (dónde entra el stop loss). Si tu estrategia de trading no contempla estos aspectos no sigas leyendo y vuelve a plantearte la estrategia que estás utilizando. Si tu estrategia contempla este punto pero quieres afinarlo, o estás construyendo tu estrategia y quieres algunos consejos que te pueden ayudar a colocar tus stop loss, sigue leyendo.

La volatilidad del mercado y amplitud de movimientos

En un torno de movimientos amplios y/o rápidos deberás contemplar la posibilidad de poner unas órdenes stop loss más amplias y alejadas de tu precio de entrada. La experiencia y observación nos dice que en fases de alta volatilidad el precio puede subir y bajar con grandes oscilaciones sin que la tendencia pierda su dirección original y por ello hay que dejar margen para que estas oscilaciones no nos saquen del mercado erróneamente. La volatilidad se puede medir de varias formas, entre ellas las más utilizadas puede que sean el ATR y las bandas de bollinguer.

De igual forma, también deberás poner una mayor distancia en los stop loss dependiendo del time frame en el que estés trabajando. Si miras un gráfico diario y un gráfico de 30 minutos puede que no veas mucha diferencia a primera vista. Pero si te detienes verás que en el gráfico diario la amplitud de la velas, de las oscilaciones y las distancias entre puntos importantes son una cantidad de pips considerablemente mayore. Debido a esto, tanto los stop loss como los take profits serán más amplios. Piénsalo, no es lo mismo tratar de capturar los movimientos que realice el precio durante media hora que durante una semana. La temporalidad en la que trabajas va a afectar inevitablemente el valor absoluto de tus stop loss, aunque el valor relativo no se ve tan afectado (echa un vistazo a los tipos de trading para tener una idea general de las distintas temporalidades de trading).

Mira el gráfico y su forma, no los números

Algo muy importante para aprender a poner los stop loss de forma óptima es llegar a comprender que el precio en sí mismo no es un valor adecuado para decidir dónde poner la orden de parada sino que es mucho mejor mira el gráfico y su forma. Aquí no hay más remedio que hablar de soportes y resistencias y de patrones gráficos.

A menudo, la mejor posición para el stop loss de una posición en el mercado es un soporte o una resistencia previa. Sabemos que estas zonas suelen dividir zonas de cambio y que si son rotas es probable que la tendencia del precio cambie de dirección. Se podría hablar de una especie de margen geométrico para el stop loss. Los patrones gráficos son muy útiles pues marcan de forma clara zonas de soporte y resistencia.

También es importante mirar en el gráfico la forma en la que se están desarrollando los movimientos. En concreto, es útil mirar si el precio se está moviendo de forma decidida, si está registrando muchas oscilaciones solapadas entre sí, si las velas son en general grandes o pequeñas, etc. Todos estos criterios nos ayudarán a decidir la mejor zona dónde poner nuestro stop loss al darnos una impresión clara de hasta dónde podría producirse un movimiento en contra sin que se pierda el sentido de nuestro pronóstico inicial.

Siempre vamos a querer entrar al mercado al inicio de un movimiento y salir cuándo este se haya agotado. Es muy difícil, casi imposible, saber con exactitud el punto final de un movimiento. Por ello no vamos a ser capaces de capturar el 100% de un movimiento pero debemos estar preparados para atrapar el máximo posible. Y para ello también nos vamos a ayudar del stop loss.

En aquel momento en el que el movimiento del precio se frena y retrocede, es cuándo el stop loss debería hacer otra de sus importantes funciones: proteger las ganancias acumuladas. Esto no es más que lo que se conoce como trailing stop, o lo que es lo mismo, ir moviendo el stop loss conforme nuestra operación avanza en terreno positivo para proteger las ganancias. Este desplazamiento se debe ir haciendo con los mismos criterios seguidos cuándo se puso el stop loss la primera vez al iniciar la operación. Es decir, se irá moviendo al punto en el que consideremos que la dirección general del precio cambiaría si sobrepasa dicho nivel. Por ejemplo, si seguimos una estrategia de acción del precio basada en soportes y resistencias y vemos el siguiente gráfico, creo que está claro que la simple geometría y forma del gráfico nos dice dónde deberíamos haber ido moviendo el stop loss: justo por encima de las resistencias creadas en cada pullback:

Tras cada pullback movemos el stop loss

También podemos ayudarnos de algunos indicadores y sus divergencias (vea como utilizar las divergencias) y otros factores que nos den señales tempranas de degradación de la tendencia.

La adaptación al cambio del mercado es clave

El mercado no se comporta de forma estable, sino no estaríamos hablando de nada de esto. Podemos pasar de fases de alta volatilidad a fases de movimiento tan estrecho que al final de un determinado período el precio siga en el mismo sitio, por fases de movimientos tendenciales marcados y definidos a fases de vueltas de tuerca inesperadas y repentinas, y así podría seguir todo el día.

Adaptarnos a estos cambios del mercado es algo clave, ya no para obtener el máximo beneficio, sino simplemente para mantenernos en el negocio. De lo contrario, en cuánto el mercado cambie de fase nos arruinaremos. Y esto tiene mucho que ver con la forma en la que manejamos los stop loss de nuestras posiciones. A la hora de poner el stop loss inicial tomamos una decisión en base a una determinada información. Esta información puede dejar de ser válida si las condiciones del mercado cambian o aparecen nuevos datos.

Por ejemplo, si al abrir la posición existía alta volatilidad y pusimos un stop loss muy amplio pero luego esta volatilidad baja y las oscilaciones se vuelven más pequeñas y rítmicas podemos contemplar la posibilidad de ir moviendo el stop loss con una menor amplitud.

En otras palabras, la distancia del precio actual del mercado al stop loss no puede mantenerse constante a lo largo del desarrollo de la operación. Poner el stop loss tampoco puede hacerse a una distancia fija en cada operación. Siempre hay que tener en cuenta el estado y comportamiento del mercado en cada momento. Lo que no puede cambiar son los criterios con los que determinas el precio idóneo para poner el stop loss. Por ejemplo, no puedes decidir poner el stop loss en una resistencia e ir moviéndolo a los soportes que se vayan superando (como en el ejemplo de la imagen anterior) y de repente decidir que, como la operación te va muy bien, vas a dejar de hacerlo o lo vas a hacer de forma más flexible. O, casi peor, si vas en negativo y a el precio se esta acercando a tu stop loss, no puedes decidir de repente quitar el stop loss para que no te cierre en negativo con la esperanza de que venga Campinilla con sus polvitos mágicos y haga que el mercado acabe dándote la razón. Sería como pasar de aceptar, por ejemplo, un riesgo del 2% a aceptar un riesgo del 4%. ¿Por qué ibas a hacer esto en medio de una operación?. Adáptate al mercado pero sé estricto con los criterios que rigen tus decisiones.

¿Y cómo es posible entonces mantener un porcentaje de riesgo si tengo que adaptarme al mercado y no puedo poner un stop a una distancia fija? La respusta es una sencilla regla de gestión monetaria que me costó aprender: ajusta el tamaño de la operación en función del stop loss y tu aversión al riesgo. NUNCA AL REVÉS. Puedes encontrar más información sobre este aspecto en Introducción a la gestión monetaria. Con un ejemplo y unas pocas palabras lo entenderás mejor: tienes una cuenta de 10.000 dólares, tu estrategia de trading y condiciones del mercado te dicen que el stop loss deberías ponerlo a 100 pips de distancia y tu aversión al riesgo es del 2%, entonces deberías abrir la posición con un máximo de 0,2 lotes (100 pips con 0,2 lotes equivalen aproximadamente a 200 USD que es el 2% de tu dinero y lo que perderías si la operación sale mal. Aprende más en Cuánto vale un pip).

Ya he terminado este artículo y sé que no te he dicho dónde tienes que poner el stop loss, no puedo hacerlo, pero espero haberte enseñado algunas cosas que te ayuden a decidir cuál es el lugar idóneo para tu situación particular.

Mostrar Mas