Yen japonés

eFXto octubre 21, 2011 0 Comentarios
Compártelo: Facebook GoogleTwitterEmail

¿Qué es el yen japonés?

Es la divisa odicial de Japón. Su código ISO 4217 es JPY.

El yen japonés (símbolo : ¥) es la tercera divisa más negociada en el mercado de divisas después del dólar estadounidense y el euro. El yen japonés también es ampliamente utilizado como moneda de reserva después del dólar de los EE.UU., el euro y la libra esterlina.

Introducción del yen en Japón

Durante el siglo XIX una de las monedas que más abundaba en circulación en Japón era el dólar español de plata (conocido como real de a ocho), que también era la moneda más común en China y otras zonas del sureste asiático. Estos dólares españoles eran en su mayoría acuñados en América del Sur, sobre todo en México. A partir de 1840, con la aparición de nuevos países independientes en latinoamerica, el dólar español comenzó a ser sustituido por monedas propias de esas zonas, la primera de ellas fue el dólar de Hong Kong. El dólar de Hong Kong no fue muy bien aceptado por la población de China que prefería seguir usando el dólar español tradicional y Hong Kong dejó de acuñar dólares y vendió a Japón la maquinaria que utilizaba para fabricar las monedas.

Japón comenzó entonces a acuñar monedas de dólar de plata a las que dieron el nombre de “yen”. El 10 de mayo de 1871, bajo gobierno Meiji, el yen fue adoptado de forma oficial. Por tanto, el yen en aquel entonces era una moneda descendiente del real de a ocho español, con un valor similar al resto de los dólares.

La fuerte devaluación de la plata desatada en 1873 provocó una devaluación del yen frente al dólar estadounidense y el dólar canadiense, pues ambos países habían adoptado el patrón oro como tipo de cambio fijo para su moneda. Esta devaluación prosiguió hasta que el yen alcanzó un valor de 0,50 dólares estadounidenses en 1897, motivo por el que Japón adoptaría ese mismo año el estándar oro fijando el valor de 1 yen en 24,26 gramos de oro (0,77 onzas troy).

Tipo de cambio fijo yen – dólar estadounidense

Tras la Segunda Guerra Mundial se produjo una inestabilidad económica importante que hizo sufrir una marcada devaluación al yen japonés. Ante esta situación, el yen se vio fuertemente infravalorado, lo que se notaba en el alto coste de las importaciones, mientras que las exportaciones japonesas eran muy baratas a nivel internacional. Para parar la caída del yen japonés el gobierno nipón fijó el valor del yen al dólar en 360 JPY = 1 USD a través del sistema de Bretton Woods. En 1971 Estados Unidos abandonó el patrón oro y el sistema de Bretton Woods. Japón fijó entonces el yen japonés al dólar estadounidense con un nuevo tipo fijo a través de los Acuerdos del Smithsonian, dejando el tipo de cambio en 308 JPY = 1 USD. Este cambio no tuvo el efecto deseado y fue abandonado en 1973 pasando el yen japonés a un sistema de tipo de cambio flotante.

El valor relativo del yen japonés respecto a otras divisas es determinado en el mercado de divisas por las fuerzas económicas de la oferta y la demanda. La oferta del yen en el mercado se rige por el deseo de los titulares de yenes de cambiar yenes por otras divisas para comprar bienes, servicios o activos. Por su parte, la demanda yenes se rige por el deseo de los extranjeros de adquirir bienes y servicios en Japón y por su interés en invertir en Japón (compra activos reales y financieros denominados en yenes). Este sistema de tipo de cambio flotante ha sido fuertemente intervenido por el Banco de Japón. Desde la década de 1990, el Banco de Japón, el Banco Central del país, ha mantenido unos tipos de interés bajos para estimular el crecimiento económico. Los tipos de interés del Banco de Japón se redujeron de 3,7% a 1,3% entre 1993 y 2008. Los bajos tipos de interés junto con una alta liquidez de yenes, ha llevado a los inversores a pedir préstamos monetarios en Japón para su inversión en otros países (una práctica conocida como carry trade). Esto ha ayudado de forma decisiva a mantener el valor del yen bajo en comparación con otras divisas.

Durante el año 2011 el yen registró una marcada subida, hasta el punto de llegar a intervenir el Banco de Japón en el mercado de divisas para parar la subida de su divisa, alcanzando un tipo de cambio de 75 JPY por dólar estadounidense.

Mostrar Mas

Advertencia sobre riesgos: invertir en monedas digitales, títulos, acciones y otros valores, materias primas, divisas y otros productos de inversión derivados (por ejemplo, en contratos por diferencias o “CFD”) es una actividad especulativa y conlleva un elevado nivel de riesgo. Cada inversión es única y conlleva riesgos únicos.

Los CFD y otros derivados son instrumentos complejos y conllevan un elevado riesgo de perder dinero rápidamente debido al apalancamiento. Usted debería plantearse si comprende cómo funciona una inversión y si puede permitirse asumir el elevado riesgo de perder su dinero.

Las criptomonedas pueden experimentar grandes fluctuaciones en sus precios, y por consiguiente no son apropiadas para todos los inversores. Operar sobre criptomonedas no es una actividad que esté supervisada por ningún marco reglamentario de la UE. Las rentabilidades pasadas no garantizan resultados futuros. Salvo que se indique lo contrario, cualquier historial de trading que se muestre tendrá menos de 5 años y podría no ser suficiente como base para tomar decisiones de inversión. Su capital está en riesgo.

Cuando opera sobre acciones su capital está en riesgo.

La rentabilidad pasada no es una indicación de resultados futuros. Salvo que se indique lo contrario, el historial de trading que se muestre tendrá menos de 5 años y podría no ser suficiente como base para tomar decisiones de inversión. Los precios pueden tanto subir como bajar, pueden fluctuar ampliamente, usted podría estar expuesto a fluctuaciones en la tasa de cambio de las divisas y podría perder la totalidad de la cantidad que invierta o más. Invertir no es adecuado para todo el mundo; asegúrese de que ha comprendido en su totalidad los riesgos y los aspectos legales involucrados. Si no está seguro(a), busque asesoramiento financiero, legal, fiscal y/o contable independiente. Este sitio web no proporciona asesoramiento en inversiones, financiero, legal, fiscal ni contable. Algunos enlaces son enlaces de afiliados. Para más información, lea en su totalidad nuestra advertencia sobre riesgos y exención de responsabilidad.