Fondo de inversión

eFXto octubre 18, 2011 0 Comentarios
Compártelo: Facebook GoogleTwitterEmail

¿Qué es un fondo de inversión?

El término fondo de inversión puede tener varias acepciones, vamos a ver aquí la más común que la que se refiere a un Fondo Común de Inversión (FCI por sus siglas) o fondo mutuo. Un fondo de inversión es una institución de inversión colectiva (IIC) que reune y gestiona fondos provenientes de distintos inversores, naturales o jurídicos, y los invierte en conjunto en varios instrumentos financieros. La sociedad administradora de un fondo de inversión ha de estar debidamente regulada y autorizada por las autoridades competentes, como la CNMV en España, y a menudo son bancos e instituciones financieras.

Los Fondos Comunes de Inversión o fondos mutuos invierten en numerosos instrumentos financieros, tienen un alto grado de diversificación y por ello son una alternativa de inversión muy popular.

El patrimonio de un fondo de inversión está formado por las aportaciones de los participantes del fondo (personas físicas o jurídicas, pueden ser participantes individuales, en grupo, institucionales, privadas o estatales, etc). Este patrimonio es administrado y es responsabilidad de una gestora. La custodia del efectivo, así como de los títulos, recae en la entidad depositaria del fondo, que puede ser, o no, la misma sociedad gestora. Cada inversor participante de un fondo de inversión tiene un determinado número de participaciones. El precio de estas participaciones, o su valor de liquidación, es obtenido dividiendo el valor del patrimonio del fondo entre el número de participaciones. El inversor obtiene el rendimiento por la venta de sus participaciones. Dicha venta, por lo general, puede realizarse en el momento en el que el inversor lo desee.

Funcionamiento

Todos los participantes en un fondo de inversión comparten los mismos objetivos de rentabilidad y de riesgo, de hecho, su inversión en el fondo obtendrá la misma rentabilidad y se expondrá al mismo riesgo. También, todos los participantes de un fondo de inversión delegan la gestión de la inversión a la entidad gestora del fondo.

En función de la composición de la cartera del fondo de inversión (portafolio), se pueden distinguir varios tipos de FCI. Este portafolio es elegido por la sociedad gestora del fondo. Los instrumentos financieros en los que invierte un fondo de inversión pueden ser muy diversos:

  • Valores de cotización (acciones, bonos, etc).
  • Dinero (moneda local o extranjera).
  • Inmuebles (letras hipotecarias).

Como se mencionó anteriormente, el fondo de inversión se constituye por la unión de una sociedad gerente o gestora y una sociedad depositaria. La sociedad gestora establece el objetivo de inversión y realiza las operaciones que estime apropiedas para la consecución de este objetivo, lleva a cabo la contabilidad y hace públicos los datos exigidos por los organismos reguladores. Por su parte, la sociedad depositaria es la que custodia el dinero efectivo, valores y demás instrumentos que representan las inversiones de los clientes.

El dinero invertido por los clientes de un fondo de inversión es siempre recibido por la sociedad depositaria y será destinado a la compra de los activos elegidos por la sociedad gestora del fondo.

Para los pequeños y medianos inversores un fondo de inversión puede darles la oportunidad de participar en los mercados financieros, aún sin conocimiento de los mismos, con el criterio y profesionalidad de la sociedad gestora y, además, potenciando la capacidad de inversión de su inversión por separado.

Ventajas y desventajas

Entre las ventajas de un fondo de inversión se pueden dar:

  • Alta diversificación, mayor a la que normalmente un inversor individual podría realizar por sí sólo con su capital
  • Liquidación diaria
  • Gestión profesional de la inversión
  • Posibilidad de participar en inversiones que sólo son accesibles a grandes inversores
  • Supervisión de los órganos regulatorios

Los fondo de inversión también tienen una serie de desventajas e inconvenientes:

  • Honorarios cobrados por la sociedad gestora
  • Menor control sobre el tiempo de percepción de las ganancias
  • Ingresos menos predecibles
  • No se puede personalizar el portafolio

Fondos de inversión de alta rentabilidad

Los fondos de inversión de alta rentabilidad están abiertos, por lo general, a inversores con alto capital y con experiencia en mercados financieros derivados. Un ejemplo serían los hedge funds. Estos fondos de inversión participan en mayor medida en mercados que ofrecen una mayor rentabilidad potencial, aunque también mayor riesgo, como el mercado de futuros y el mercado forex.

Es muy recomendable que un fondo de este tipo, al tener un mayor riesgo asociado, sea gestionado por una sociedad profesional, debidamente regulada, y que, además, trabaje con brokers o corredores bien regulados que puedan ofrecer informes diarios de las operaciones realizadas por estos fondos.

Fondos de inversión de rentabilidad estabilizada

Los fondos de rentabilidad estabilizada son muy complejos y la mayor parte de ellos son gestionados por programas informáticos que mantienen la flotación de la inversión en el instrumento más rentable manteniendo la rentabilidad del fondo más o menos estable.

Los fondos de renta estabilizada suelen utilizar además un fondo primario de estabilización que recibe excedentes de rentabilidad adicional y que serán devueltos al fondo inicial para estabilizar el rendimiento de este.

Los fondos de inversión de rentabilidad estabilizada son un fondo de renta vairable pero con un rendimiento más estable y seguro a la vez que mayor que un fondo de renta fija tradicional.

Mostrar Mas