Ethereum

Equipo de eFXto enero 11, 2017 0 Comentarios
Compártelo: Facebook GoogleTwitterEmail

Lanzado en 2015, Ethereum es una plataforma de software descentralizada que permite la creación y ejecución de contratos inteligentes y aplicaciones distribuidas sin ninguna caída, fraude, control ni interferencia de terceros.

Según la definición de Ethereum, no se trata de solo una plataforma, sino de un lenguaje de programación (Turing completo) que se ejecuta en una cadena de bloques, lo que ayuda a los desarrolladores a crear y publicar aplicaciones distribuidas. El potencial de las aplicaciones de Ethereum es bastante amplio.

Ethereum Explicado

EthereumLas aplicaciones de Ethereum se ejecutan con ether; un token criptográfico específico de la plataforma. Durante 2014, Ethereum lanzó una venta anticipada de ethers, la cual tuvo una respuesta abrumadora. Para entender qué es Ethereum, es importante mencionar al ether, uno de sus elementos más importantes. El ether es como el vehículo para moverse por Ethereum, por lo que es altamente codiciado por los desarrolladores que buscan crear y ejecutar aplicaciones en la plataforma.

El ether tiene dos usos principales: como divisa virtual que se negocia como cualquier otra criptomoneda, y dentro de Ethereum para ejecutar e incluso monetizar aplicaciones. La capitalización de mercado actual para el ether (ETC) es más que la de ripple y litecoin, aunque es mucho menor que la del bitcoin (BTC).

Según el significado de ether que proporciona Ethereum, esta criptomoneda puede servir para “codificar, descentralizar, asegurar y negociar sobre cualquier cosa”. Uno de los mayores proyectos con Ethereum es la asociación de Microsoft con ConsenSys, la cual ofrece “cadena de bloques de Ethereum” como un servicio (EBaaS) en Microsoft Azure. De esa forma, los desarrolladores y clientes empresariales pueden acceder con un solo clic a un entorno de desarrollo con cadena de bloques basado en la nube.

0 Comments

There are no comments on this post.

Advertencia sobre riesgos: invertir en monedas digitales, títulos, acciones y otros valores, materias primas, divisas y otros productos de inversión derivados (por ejemplo, en contratos por diferencias o “CFD”) es una actividad especulativa y conlleva un elevado nivel de riesgo. Cada inversión es única y conlleva riesgos únicos.

Los CFD y otros derivados son instrumentos complejos y conllevan un elevado riesgo de perder dinero rápidamente debido al apalancamiento. Usted debería plantearse si comprende cómo funciona una inversión y si puede permitirse asumir el elevado riesgo de perder su dinero.

Las criptomonedas pueden experimentar grandes fluctuaciones en sus precios, y por consiguiente no son apropiadas para todos los inversores. Operar sobre criptomonedas no es una actividad que esté supervisada por ningún marco reglamentario de la UE. Las rentabilidades pasadas no garantizan resultados futuros. Salvo que se indique lo contrario, cualquier historial de trading que se muestre tendrá menos de 5 años y podría no ser suficiente como base para tomar decisiones de inversión. Su capital está en riesgo.

Cuando opera sobre acciones su capital está en riesgo.

La rentabilidad pasada no es una indicación de resultados futuros. Salvo que se indique lo contrario, el historial de trading que se muestre tendrá menos de 5 años y podría no ser suficiente como base para tomar decisiones de inversión. Los precios pueden tanto subir como bajar, pueden fluctuar ampliamente, usted podría estar expuesto a fluctuaciones en la tasa de cambio de las divisas y podría perder la totalidad de la cantidad que invierta o más. Invertir no es adecuado para todo el mundo; asegúrese de que ha comprendido en su totalidad los riesgos y los aspectos legales involucrados. Si no está seguro(a), busque asesoramiento financiero, legal, fiscal y/o contable independiente. Este sitio web no proporciona asesoramiento en inversiones, financiero, legal, fiscal ni contable. Algunos enlaces son enlaces de afiliados. Para más información, lea en su totalidad nuestra advertencia sobre riesgos y exención de responsabilidad.