Home > Diccionario Forex > Costo de oportunidad

Costo de oportunidad

Qué es el Costo de Oportunidad

El costo de oportunidad representa los beneficios que un individuo, inversionista o negocio pierde al elegir una alternativa sobre otra. Aunque los informes financieros no muestran el costo de oportunidad, los dueños de negocios pueden usarlo para tomar decisiones informadas cuando tienen múltiples opciones ante ellos.

DESGLOSANDO el Costo de Oportunidad

Cuando se evalúa la rentabilidad potencial de varias inversiones, las empresas buscan la opción que probablemente produzca el mayor rendimiento. A menudo, pueden determinar esto observando la tasa de retorno esperada para un vehículo de inversión. Sin embargo, las empresas también deben considerar el costo de oportunidad de cada opción. Supongamos que, dada una cantidad fija de dinero para inversión, una empresa debe elegir entre invertir fondos en valores o utilizarlos para comprar nuevos equipos. Independientemente de la opción que elija la empresa, el beneficio potencial que renuncia al no invertir en la otra opción es el coste de oportunidad.

Fórmula para calcular el coste de oportunidad

Esta es la diferencia entre los rendimientos esperados de cada opción:

Coste-de-oportunidadCoste de oportunidad = devolución de la opción más lucrativa no elegida – devolución de la opción elegida

La opción A en el ejemplo anterior es invertir en el mercado de valores con la esperanza de generar rendimientos. La Opción B es reinvertir el dinero de nuevo en el negocio esperando que los nuevos equipos aumenten la eficiencia de la producción, conduciendo a menores gastos operativos y a un mayor margen de beneficio. Supongamos que el rendimiento esperado de la inversión en el mercado de valores es del 12 por ciento, y la empresa espera que la actualización del equipo genere un rendimiento del 10 por ciento. El costo de oportunidad de elegir el equipo por encima del mercado de valores es del 12 por ciento – 10 por ciento, lo que equivale a 2 puntos porcentuales.

El análisis del coste de oportunidad también desempeña un papel crucial en la determinación de la estructura de capital de una empresa. Si bien tanto la deuda como el capital social requieren gastos para compensar a los prestamistas y a los accionistas por el riesgo de la inversión, cada uno de ellos también conlleva un costo de oportunidad. Los fondos utilizados para hacer pagos de préstamos, por ejemplo, no se están invirtiendo en acciones o bonos, que ofrecen la posibilidad de obtener ingresos por inversiones. La empresa debe decidir si la expansión realizada por el poder de apalancamiento de la deuda generará mayores ganancias de las que podría obtener a través de las inversiones.

Debido a que el costo de oportunidad es un cálculo prospectivo, se desconoce la tasa de rentabilidad real de ambas opciones. Supongamos que la empresa en el ejemplo anterior renuncia a nuevos equipos e invierte en el mercado de valores. Si el valor de los valores seleccionados disminuye, la empresa podría terminar perdiendo dinero en lugar de disfrutar del rendimiento esperado del 12 por ciento. En aras de la simplicidad, suponga que la inversión produce un rendimiento del 0 por ciento, lo que significa que la empresa obtiene exactamente lo que ha invertido. El costo de oportunidad de elegir esta opción es de 10% – 0%, o 10%. Es igualmente posible que, si la empresa hubiera elegido nuevos equipos, no hubiera ningún efecto en la eficiencia de la producción y los beneficios se hubieran mantenido estables. El costo de oportunidad de elegir esta opción es entonces del 12 por ciento en lugar del 2 por ciento esperado.

Es importante comparar las opciones de inversión que tienen un riesgo similar. Comparar una letra del Tesoro, que es virtualmente libre de riesgo, con la inversión en una acción altamente volátil puede causar un cálculo engañoso. Ambas opciones pueden tener retornos esperados del 5 por ciento, pero el gobierno de los EE.UU. respalda la tasa de retorno de la T-bill, mientras que no existe tal garantía en el mercado de valores. Mientras que el costo de oportunidad de cualquiera de las dos opciones es del 0 por ciento, la T-bill es la apuesta más segura cuando se considera el riesgo relativo de cada inversión.

El uso de los costos de oportunidad en nuestra vida cotidiana

Al tomar grandes decisiones como comprar una casa o iniciar un negocio, probablemente investigará escrupulosamente los pros y los contras de su decisión financiera, pero la mayoría de nuestras decisiones diarias no se toman con una comprensión completa de los posibles costos de oportunidad. Si son cautelosos con respecto a una compra, la mayoría de las personas simplemente miran su cuenta de ahorros y revisan su saldo antes de gastar dinero. En la mayoría de los casos, no pensamos en las cosas a las que debemos renunciar cuando tomamos esas decisiones.

Sin embargo, ese tipo de pensamiento podría ser peligroso. El problema radica en que nunca miras qué más podrías hacer con tu dinero o comprar cosas a ciegas sin considerar las oportunidades perdidas. Comprar comida para llevar para el almuerzo ocasionalmente puede ser una decisión sabia, especialmente si lo saca de la oficina cuando su jefe está teniendo un ataque. Sin embargo, comprar una hamburguesa con queso todos los días durante los próximos 25 años podría llevar a varias oportunidades perdidas. Aparte de los efectos potenciales en la salud, invertir esos $4.50 en una hamburguesa podría sumar un poco más de $52,000 en ese lapso de tiempo, asumiendo una tasa de retorno del 5 por ciento muy factible.

Este es sólo un ejemplo simple, pero el mensaje central es válido para una variedad de situaciones. Desde la elección de invertir en bonos del tesoro «seguros» hasta la decisión de asistir a una universidad pública en lugar de a una privada para obtener un título, hay un montón de cosas que considerar al decidir en su vida financiera personal.

Si bien puede sonar exagerado pensar en los costos de oportunidad cada vez que quiere comprar una barra de caramelo o ir de vacaciones, es una herramienta importante para hacer el mejor uso de su dinero.

¿Cuál es la diferencia entre un costo hundido y un costo de oportunidad?

La diferencia entre un coste hundido y un coste de oportunidad es la diferencia entre el dinero ya gastado y los rendimientos potenciales que no se obtienen de una inversión porque se ha invertido capital en otra parte. La compra de 1.000 acciones de la empresa A a 10 USD por acción, por ejemplo, representa un coste hundido de 10.000 USD. Esta es la cantidad de dinero que se paga para hacer una inversión y obtener la devolución de ese dinero requiere liquidar las acciones al precio de compra o por encima de él.

El costo de oportunidad describe los rendimientos que uno podría haber obtenido si hubiera invertido el dinero en otro instrumento. De este modo, mientras que 1.000 acciones de la empresa A podrían venderse a 12 dólares la acción, con un beneficio neto de 2.000 dólares, durante el mismo período, la empresa B aumentó su valor de 10 dólares la acción a 15 dólares. En este escenario, la inversión de 10.000 USD en la empresa A dio como resultado un rendimiento de 2.000 USD, mientras que la misma cantidad invertida en la empresa B habría dado como resultado 5.000 USD. La diferencia de 3.000 dólares es el coste de oportunidad de elegir la empresa A antes que la empresa B.

La manera más fácil de recordar la diferencia es imaginar el hundimiento del dinero en una inversión, que ata el capital y priva a un inversor de la oportunidad de hacer más dinero en otra parte. Los inversores deben tener en cuenta ambos conceptos a la hora de decidir si mantienen o venden las inversiones actuales. Un inversionista ya ha invertido dinero en inversiones, pero si otra inversión promete mayores rendimientos, el costo de oportunidad de mantener el activo de bajo rendimiento puede aumentar hasta el punto en que la opción de inversión racional es vender e invertir en una inversión más prometedora en otro lugar.

¿Cuál es la diferencia entre el riesgo y el costo de oportunidad?

En economía, el riesgo describe la posibilidad de que los rendimientos reales y previstos de una inversión sean diferentes y que el inversor pierda parte o la totalidad del principio. El coste de oportunidad se refiere a la posibilidad de que el rendimiento de una inversión elegida sea inferior al rendimiento de una inversión no realizada. La diferencia clave es que el riesgo compara el rendimiento real de una inversión con el rendimiento proyectado de la misma inversión, mientras que el coste de oportunidad compara el rendimiento real de una inversión con el rendimiento real de una inversión diferente.