El boliviano: lo que se prevé para 2018

Equipo de eFXto enero 24, 2018 0 Comentarios
Compártelo: Facebook GoogleTwitterEmail

Actualmente, Bolivia se posiciona como uno de los países que más crece en Latinoamérica. Dejando la dolarización hace más de una década, el impulso que Bolivia le ha dado a su moneda está determinado por factores fundamentales que hacen que este nuevo año sea prometedor. Analizaremos brevemente cuáles son, y también, los posibles desafíos a los que el boliviano tendrá que enfrentarse este 2018.

1. Esfuerzo por mantener la estabilidad

A pesar de los mandatos presidenciales que acarrearon una gran polarización y conflictividad entre 2001 y 2005 en el país andino, y de la postura radical al principio del primer mandato de Evo Morales, tanto su gobierno como demás factores políticos han disminuido su radicalidad con el paso de los años, ello ha ayudado a la estabilidad social que, según analistas bolivianos y del FMI, ha sido determinante para el crecimiento económico y el fortalecimiento de la moneda.

Además, los indicadores de inclusión impulsan tal estabilidad, logrando una disminución considerable de la pobreza de la población de un 63% a un 39% en poco más de una década desde 2004, también la distribución del ingreso mejoró entre 2004 y 2015, lo que sitúa a Bolivia en un puesto promedio en Latinoamérica, y favorece la distribución, circulación y liquidez de la moneda.

2. Industria petrolera

Según Luis Pablo Cuba, profesor invitado de la Universidad Mayor de San Simón “Al cambiar la política impositiva, aumentaron considerablemente los ingresos del Estado”,

“Pienso que la nacionalización y el Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH) fueron algunos de los principales elementos que explican el alto crecimiento económico”.

Y es que desde 2006, Evo Morales inició una nueva fase en la economía boliviana al decretar la nacionalización de los hidrocarburos, que incluyó tanto la renegociación de contratos con empresas foráneas (que siguieron trabajando en Bolivia) y el paso de empresas privadas a ser parte del Estado.

Además, varias multinacionales llegaron a acuerdos con la YPFB (Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos), y se llegó a un acuerdo que consiste en el pago de un impuesto sobre el valor de la producción entre un 50% y 85%.

3. El ahorro sostenido

Según un portavoz del FMI “Durante el boom de las materias primas la pobreza en Bolivia bajó un tercio y las autoridades sabiamente ahorraron una parte de los recursos construyendo un cuantioso colchón financiero”.

Tal “colchón” se estima en unos US$20.000 millones, lo que le ha permitido al país soportar desde 2014 la caída en los precios de materias primas, y la fortaleza de este sector ha contribuido a la estabilidad del boliviano.

4. Posibles desafíos

No obstante, el profesor Pablo Cuba también advierte que “para hacer más competitivos nuestros productos en los mercados internacionales se debería devaluar la moneda, pero es algo que el Gobierno se ha resistido a hacer hasta ahora, eso ha frenado las inversiones en rubros como manufacturas, confecciones, etc. Y por eso muchos compatriotas emigraron a Argentina, Chile, Brasil o Perú a realizar sus propias inversiones”.

Bolivia será uno de los países que más crecerán en 2018 y ello se verá reflejado en su moneda, no obstante, se deben tomar ciertas medidas como la que señala el profesor Cuba respecto a la moneda.

Además que el gobierno debe prepararse si el clima de crecimiento económico regional no es el esperado, hacer un esfuerzo para reducir la conflictividad política latente, y se debe aliviar la carga impositiva sobre la población producto de la caída de los precios del petróleo, también, gestionarse un manejo mejor de la deuda externa.

Este año será prometedor para el boliviano, pero el gobierno y los principales actores de la economía de Bolivia deben mantener su enfoque si desean seguir manteniendo el crecimiento económico de la nación y por ende el fortalecimiento de su moneda.

Mostrar Mas